Riesgo-país cayó un 6% y BCRA compró dólares en día de buenas noticias

Edición Impresa

Es difícil saber qué influyó más en el alza de los bonos, si el rescate de Dubai o el anuncio presidencial sobre el uso de reservas para pagar los vencimientos de 2010. Los títulos de la deuda abrieron con fuerza, cuando se supo que Abu Dabi iba al auxilio de Dubai y que Citibank devolvería u$s 20 mil millones al Gobierno norteamericano. Poco después del mediodía, cuando Cristina de Kirchner anunció que se utilizarán reservas del Banco Central para pagar deuda, los bonos siguieron con el mismo ritmo de alza.

El discurso presidencial le dio matices a la demanda de bonos. Por caso, los títulos cortos en dólares se favorecieron porque aparecieron más compradores. El Boden 2015 subió casi un 2% y el Boden 2012 avanzó casi un 1%.

El alza de los bonos en dólares hizo retroceder el riesgo-país en un 6% a menos de 700 puntos. El Embi+ de JP Morgan bajó a 690 puntos básicos.

Los bonos del canje de la deuda no desaprovecharon el impulso. El Par en pesos, que padeció demasiadas ruedas sin movimiento, renació con un alza del 4,20%, mientras el cupón PBI no deja de sorprender: ahora subió un 2,73% y acumula un alza del 26% en el mes. El Discount en pesos tuvo el movimiento más leve al avanzar un 0,90%. Este bono en diciembre acumula subas del 12%.

Resurgimiento

Entre los bonos posdefault en pesos, el Bogar concentró toda la atención. Este título de las provincias, que estuvo muy castigado, está resurgiendo. Comenzó la semana con un avance del 1,33%, pero concentró negocios por $ 234 millones. Fue el más buscado. El resto de los títulos en pesos subió entre un 0,80% y un 1,20%.

Los más conservadores se volcaron al Bocan 14, el bono del canje de los préstamos garantizados que paga tasa Badlar. Este título subió un 2,14%. Los inversores apostaron fuerte en pesos porque se sienten tranquilos. Están en un patio de recreo seguro, a cubierto de cualquier noticia desagradable sobre el precio del dólar. Saben que esto significa que el Gobierno no va a acudir al FMI, pero también que el dólar seguirá tranquilo otro año más.

Como ven que los tiempos de la reapertura del canje con los «holdouts» (bonistas que no aceptaron el canje anterior) se aceleran, salieron a comprar bonos en default. De esta manera, consiguieron que el Bonte 2 subiera un 21% y el Bocon Pro 6, casi un 30%. El movimiento no fue grande, pero los precios están por encima de lo esperado. El Bonte 2 vale 38,55 dólares; el viernes cotizaba u$s 31,30.

El monto de negocios le dio sustento a la euforia. En el Mercado Abierto Electrónico (MAE) se hicieron $ 1.087 millones.

Divisas

A todo esto, el dólar vivió una jornada cambiante. La divisa abrió compradora a las 10.30 en $ 3,8050. Las primeras operaciones en el Forex-MAE se hicieron en alza con el Banco Central instalado en el «bid» (demanda) comprando lo poco que le ofrecían. A las 12, todos se paralizaron esperando el discurso presidencial.

Apenas terminó, el mercado se pobló de vendedores y la mesa de dinero de la entidad que preside Martín Redrado comenzó a barrer líneas de los «offer» (venta) para evitar que la divisa baje. Con estas fuer-

tes compras consiguió que el dólar cierre a $ 3,8110.

El Banco Central adquirió u$s 80 millones y elevó las reservas a u$s 47.626 millones. El monto de negocios fue tan elevado como el viernes. Entre el Forex-MAE, la principal plaza mayorista, y el MEC de los corredores de cambio, operaron u$s 644 millones. En las casas de cambio, el dólar siguió a $ 3,82 para la venta y en el mercado marginal se mantuvo en $ 3,82.

Para hoy se espera que siga el alza de los bonos, con compradores más selectivos que van a profundizar en el menú de bonos defaulteados. Este mercado tiene un problema, desaparecieron los vendedores. Un dato: hace un tiempo las tenencias de bonos defaulteados figuraban valuadas en «cero». Ahora, el resumen de los agentes de Bolsa les llega a los inversores con un precio cierto.

Dejá tu comentario