Rofex se lanza a guerra con Bolsa

Edición Impresa

El Mercado a Término de Rosario (Rofex) busca fortalecerse de cara a la reforma que se está gestando en el mercado local. La semana próxima sus accionistas votarán la creación de un nuevo mercado de valores, que entre otros aspectos permitirá negociar acciones.

Este movimiento llega en un momento clave, luego de que anteayer el titular de la Comisión Nacional de Valores, Alejandro Vanoli, le diera un plazo de 30 días a las principales instituciones bursátiles de la Argentina para que presenten una propuesta de nuevo mercado. La idea es integrar a todo el país bajo una misma plataforma de negociación. Y desde el interior están dispuestos a negociar de igual a igual con el Mercado de Valores y la Bolsa porteña, que anunciaron el lanzamiento del "Nuevo Mercado", al que buscarán darle alcance nacional.

Desde siempre, el mercado argentino estuvo surcado por disputas entre los intereses de los operadores de Buenos Aires y los del resto del país, postergados y con un históricamente bajo volumen de negocios. La reforma de la CNV buscaría romper con esta estructura "unitaria" y darle mayor participación a los mercados del interior.

La principal discusión que enfrentan ahora los distintos jugadores es qué participación tendrá cada uno en el nuevo mercado bursátil que se creará. Obviamente, en el Merval pretenden mantener una fuerte presencia. Pero desde otras plazas reclaman lo suyo y aseguran no sentirse representados por la entidad que preside Mario Bagnardi, electo a fin de año al frente del Merval. Por su parte, el presidente de la Bolsa porteña, Adelmo Gabbi, anunció en el encuentro con Vanoli que se llevó a cabo el martes que en 15 días habrá novedades sobre el funcionamiento del "Nuevo Mercado". Además, la idea es que las acciones de esta nueva institución también coticen.

La movida del Rofex busca, justamente, sumar más peso para la discusión que se avecina en torno al "Nuevo Mercado". La Bolsa porteña, los distintos mercados de valores de todo el país, los mercados a término (como el Rofex) y el Mercado Abierto Electrónico son los principales referentes que deberán decidir cómo funcionará el nuevo mercado integrado.

El Rofex ya había intentado fusionarse el año pasado al Mercado de Valores de Rosario (Mervaros). Sin embargo, a último momento se cayó el acuerdo que estaba a punto de firmarse. Ahora se estaría cumpliendo un viejo anhelo de los accionistas del Rofex, aunque probablemente el mercado nunca llegue a funcionar, ante la inminencia de los cambios que promueve el Gobierno.

La ventaja de los rosarinos es que ya avanzaron hacia un mercado desmutualizado, en el que no hace falta ser accionista para poder operar. Ésta es una de las cuestiones que figura específicamente en la nueva ley de mercado de capitales que se aprobó en diciembre. Se busca que cualquier compañía o persona física tengan la posibilidad de operar, si reúne los requisitos de idoneidad y patrimonio. En Rofex resolvieron este asunto a través de la creación de un sistema de membresías, bastante parecido al que propone la nueva legislación.

Uno de los temores es que si los distintos mercados no se ponen de acuerdo en llevar adelante la fusión, ese papel lo asuma directamente la CNV, que definiría por ejemplo qué proporción le corresponde a cada institución que hoy funciona en forma autónoma. Por eso, se abre ahora una etapa de ardua negociación de 30 días, pero nadie asegura que finalmente se llegue a una "fumata blanca". Por ahora, la postura del mercado porteño está muy lejos de las pretensiones de las Bolsas del interior. Pero las conversaciones recién comienzan.

Dejá tu comentario