Rosario: grandes conciertos en la 2° cumbre de oboístas

Edición Impresa

Rosario - Con un nivel musical sobresaliente y una convocatoria notable de maestros, alumnos y público comenzó el fin de semana la segunda edición de Oboefest, encuentro internacional de oboístas organizado por especialistas y por la Municipalidad de Rosario y auspiciado por el Gobierno provincial.

Parte fundamental es la oferta de conciertos gratuitos en distintas sedes oficiales de la ciudad, entre ellos el auditorio de la Escuela Municipal de Música, epicentro además de las clases, talleres y exposiciones previstas en el Oboefest, a cargo de cuerpo docente integrado por los oboístas más sobresalientes de Latinoamérica y de firmas asociadas al instrumento.

El repertorio de estas audiciones abarcó desde los clásicos hasta las músicas actuales, muchas de ellas encargos específicos de solistas del Oboefest a autores de sus países, con el propósito de ampliar el repertorio y de que se vieran representadas las expresiones musicales actuales del continente. Sobresalieron así dos piezas del concierto de apertura: el «Concertino para oboe, fagot y cuerdas» de Joao Ripper, bellamente interpretado por los brasileños Luis Justi y Aloysio Fagerlande y el «Pequeño concierto para oboe, piano y orquesta de cuerdas» de Ramiro Gallo, donde brilló Néstor Garrote (solista de la Filarmónica de Buenos Aires y también director general del encuentro), acompañado de la Camerata Prater dirigida por Paulo Barreto. En esa oportunidad deslumbraron además los visitantes Jorge Pinzón (Colombia), con una versión inolvidable del aria de concierto K. 368 de Mozart transcripta para oboe y cuerdas y Arcadio Minczuk (Brasil) en el conocido «Concertino» de Brenno Blauth.

El viernes también deparó sorpresas como la «Suite chayera» para dos oboes y corno inglés de Juan Manuel Arabel, pieza de excelente factura y tintes folklóricos interpretada con musicalidad y soltura por Mimí Waisbord, Julia Más y Sebastián Vallejo (Córdoba), y la «Milonga en rondó» para oboe y corno inglés de Beatriz Lockhart, que ofrecieron Elvira Casanova y Francisco Aldado (Uruguay).

Por la noche, Andrés Spiller (Sinfónica Nacional) ejecutó, junto a Marcela Magin, la misteriosa «Shaking the Queen», de Marta Lambertini, los «Cinco movimientos para oboe y viola» de César Vuksic y, en soledad, el «Scherzando» de Luis Mucillo, y Rubén Albornoz cautivó a la audiencia con tres de los programáticos «Estudios para oboe solo» del francés Gilles Silvestrini. El concierto se completó con dos obras de Poulenc: la «Sonata» para oboe y piano (excelentes el peruano Carlos Otarola y el rosarino Adriàn Pistono) y una ajustada versión del «Trío» con fagot por Waisbord, Alejandro Aizemberg y Eduardo Gramaglia. También los venezolanos Ricardo Riveiro y Alejandra Barreto dieron espacio a importantes compositores de su tierra el sábado al mediodía en el Espacio Cultural Universitario: Aldemaro Romero, Ángel Hernández Lovera, José Baroni, Agapito Galán Rivera, Icli Zitella y Norman Gómez.



* Enviada Especial

Dejá tu comentario