Rousseff le pasó la posta a Putin

Edición Impresa

Dilma Rousseff aprovechó la ceremonia de premiación para entregarle en forma simbólica el Mundial al premier de Rusia, Vladímir Putin, como organizador del próximo en 2018.

Rousseff deseó "al pueblo ruso mucho éxito en la organización de la Copa del Mundo. A partir de ahora, los ojos del fútbol vuelven su atención a Rusia, un país especial, de una rica cultura, y que tendrá el honor de albergar el mayor espectáculo del fútbol", dijo la mandataria, según un comunicado de la presidencia.

Rousseff destacó que el Mundial de Brasil fue un éxito y que "se vivió mucha emoción en los estadios y en las doce ciudades sede. Estoy segura de que todos los que vinieron a Brasil -delegaciones, selecciones, turistas- se llevarán la experiencia de haber conocido un bello país, con un pueblo cariñoso y receptivo, y donde reina la diversidad".

La presidenta, que entregó la Copa del Mundo a la selección alemana que ganó la final del Mundial en los últimos minutos del tiempo extra ante Argentina, fue abucheada cuando se mostró su imagen en el legendario estadio de Maracaná al comienzo de la ceremonia de premiación.

Dejá tu comentario