Se agitó el PT de Lula por llegada de Lieberman

Edición Impresa

 San Pablo - El canciller israelí, Avigdor Lieberman, emprendió ayer en Brasil el primer día de la gira de diez días por Sudamérica, que incluye a la Argentina. El ministro aterrizó en San Pablo con el fin de contrarrestar las relaciones amistosas entre el Gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva y el fundamentalista iraní Mahmud Ahmadineyad. Cuando el funcionario puso un pie en tierra brasileña, la polémica ya se había desatado en el oficialismo brasileño.

La gira del canciller se produce horas después de que la embajada iraní en Brasil anunciara que el presidente Ahmadineyad visitará el país más grande de Sudamérica «en breve».

Lieberman llegó a la madrugada a San Pablo y fue recibido por el gobernador José Serra, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), precandidato presidencial opositor para el próximo año.

En San Pablo está concentrada la mayor comunidad judía de Brasil, el 1% de su población, según el último censo. En Recife, los holandeses que conquistaron Permbuco fundaron allí la primera sinagoga de las Américas.

Por la tarde, con rígidas medidas de seguridad, el canciller Lieberman participó en un encuentro cerrado realizado por la poderosa Federación de Industrias del Estado de San Pablo (FIESP).

La visita de Lieberman generó una controversia puertas adentro del Partido de los Trabajadores (PT) del presidente Luiz Inácio Lula da Silva, a quien Lieberman visitará hoy en Brasilia.

Es que el director de Asuntos Extranjeros del PT, Walter Pomar, calificó de «racista y fascista» al ministro de Exteriores de Israel.

Pomar formuló las declaraciones al diario israelí Haaretz y anunció actos en contra del funcionario organizados por el PT. Una vez conocidos los dichos de Pomar, se disparó una réplica de parte de una vocera de Lula, que dijo que las palabras de Pomar «fueron exclusivamente opinión suya y no tienen nada que ver con el Gobierno. Por cierto, fueron bastante rudas».

Controversia

La figura de Lieberman genera una aguda controversia dentro y fuera de Israel. Pertenece al partido Israel es Nuestra Casa (extrema derecha) que salió tercero en las elecciones de febrero, y propone medidas drásticas contra la minoría árabe del país y los palestinos de Gaza y Cisjordania.

La visita de Lieberman incluye un tránsito por la Argentina (llegará mañana), Perú y Colombia, y se propone «enfatizar la gran importancia que la Cancillería israelí asigna a Latinoamérica».

El embajador de Irán en Brasil, Moshen Shaterzadeh, anunció el lunes que el presidente Ahmadineyad también visitará Brasil. No dio fechas.

En tanto, la embajadora israelí en Brasilia, Giora Becher, anunció que Lieberman hablará directamente sobre Irán ante Lula y el canciller Celso Amorim, en la reunión que mantendrán mañana. Israel acusó a Venezuela y a Bolivia de colaborar con el programa nuclear iraní, al que objeta, y ve con inquietud la relación cordial de Brasil con el régimen teocrático. Entre otras cosas, Lula fue uno de los pocos gobiernos occidentales que reconocieron de inmediato los comicios que consagraron hace 40 días la reelección de Ahmadineyad, sospechada de fraude y que generó una violenta represión.
Agencias ANSA y AFP

Dejá tu comentario