Senado: gestión Casal agrega dudas sobre Weinberg de Roca

Edición Impresa

• ACUERDOS NO TRATARÍA HOY EL PLIEGO DE LA CANDIDATA DE MACRI A PROCURADORA
Oficialismo y gran parte de la oposición consideran correcta la gestión del jefe de fiscales interino. Tampoco quieren enfrentamientos tras semanas agitadas en la Cámara alta. Dudas por quorum y solvencia de la postulante, que necesitará el aval de dos tercios de los presentes en caso de llegar al recinto.

La Comisión de Acuerdos del Senado que comanda el peronista Rodolfo Urtubey estaba anoche a punto de descartar una reunión convocada para este mediodía, que tenía como fin el análisis del pliego que designa a Inés Weinberg de Roca como procuradora general de la Nación. Tras semanas agitadas en la Cámara alta, desde oficialismo y oposición deslizaron un combo de dudas que persisten en cuanto a la firma de dictámenes por varios motivos.

Weinberg de Roca, actual titular del Tribunal Superior de Justicia porteña, expuso en la Comisión de Acuerdos Cámara alta el 31 de julio pasado. Allí prometió "independencia" y repitió en varias ocasiones la necesidad de "trasladar recursos" desde la Ciudad hacia las provincias para evitar la situación estructural del Ministerio Público Fiscal, a la que calificó de "sobredimensionada".

Con jugosos cargos judiciales -el más deseado apunta a la vacante en la Cámara Nacional Electoral-, en la Defensoría del Pueblo y en el directorio del Banco Central en aún la grilla de negociación, y con una creciente ansiedad en el Congreso a la espera del Presupuesto 2019, la oposición -de mayoría peronista en el Senado- aspira a guiños certeros desde el Gobierno antes de regalar a Macri la procuración general de la Nación.

"Todos están tranquilos con la gestión de (el jefe interino, Eduardo) Casal. No hay ningún apuro", sintetizó un histórico operador top del Congreso a Ámbito Financiero, quien además recordó la "poca solvencia" de Weinberg de Roca a la hora de responder consultas básicas de senadores antimacristas sobre la función a la que fue propuesta.

Un eventual acompañamiento de aunque sea un parte de la oposición en la Comisión de Acuerdos significará un primer empujón a la designación, aunque la prueba de fuego se dará en el recinto, donde el pliego en cuestión necesitará dos tercios de los votos. Hoy, ambas situaciones están alejadas.

Agenda

Mientras esperan al jefe de Gabinete, Marcos Peña -dará un informe en el recinto el miércoles 5 de septiembre-, y con la casi segura caída de una sesión especial convocada para la mañana por la oposición para tratar modificaciones del Ejecutivo en asignaciones familiares, un plenario de tres comisiones del Senado analizará una iniciativa para regularizar dominios de villas en el territorio nacional, que no sólo se incrementaron en las últimas décadas, sino que además fueron abandonadas por los distintos gobiernos, excepto en épocas electorales. También había dudas anoche con respecto al quorum.

La ley, lanzada con bombos y platillos desde el Ministerio de Desarrollo Social que lidera Carolina Stanley -quien regaló jugosos fondos a los piqueteros y coordinó en 2016 la ley de emergencia social, que gira $10.000 millones por año a organizaciones populares, al menos hasta 2019-, fue presentada por diputados de Cambiemos y aprobada por unanimidad a principios de julio pasado, tras el acompañamiento masivo de la oposición.

Como punto principal, se declara de "interés público" y se blinda el "Registro Nacional de Barrios Populares en Proceso de Integración Urbana" (Renabap) que creó el Decreto 358/17 y que dejó como saldo un penoso panorama de 4.228 asentamientos -en ciudades de más de 10.000 habitantes de todo el país-, donde viven 3,5 millones de personas.

En segundo término, se autoriza al Ejecutivo a crear un "fideicomiso" para soportar las actividades necesarias que requiere la ley en cuestión. Lo que nadie sabe aún es cuál es el volumen global de dinero que se necesitará para aplicar la iniciativa, en medio de un esquema de ajuste en Nación y provincias.

Dejá tu comentario