Senado: oposición prepara dardos a Peña y PJ activa debate sobre ley de lobby

Edición Impresa

• EL CASCOTEADO JEFE DE GABINETE IRÁ EL MIÉRCOLES A LA CÁMARA ALTA A DAR UN INFORME DE GOBIERNO
Desde el antimacrismo aseguran que las preguntas enviadas días atrás “quedaron viejas” y le pedirán explicaciones. Guillermo Dietrich no disertará sobre la supervivencia de los PPP.

En medio de la despiadada crisis ministerial de Cambiemos -las internas se parecen cada vez más a las del peronismo, que sólo festeja un día de lealtad por año- y un combo de errores económicos cuyas consecuencias se agrandan con el correr de las semanas, el cascoteado jefe de Gabinete, Marcos Peña, asistirá pasado mañana al Senado para dar un informe de gestión: los "ojos" del Presidente deberán estar alerta ese día para esquivar los venenosos dardos que lanzará el antimacrismo en el recinto.

"Siempre fuimos bastante respetuosos para no generar el circo que ofrece Diputados. Sin embargo, el miércoles va a pasar algo que nunca ocurrió con las visitas de Peña: todas las preguntas económicas, financieras y sociales que enviamos días atrás quedaron más viejas que el Presupuesto 2018", vomitó con ironía y bronca un operador top de la oposición legislativa a Ámbito Financiero.

La última vez que asistió Peña al Senado fue el 26 de junio pasado. Allí, el jefe del PJ, Miguel Pichetto, le espetó al jefe de Gabinete: "Me preocupa lo que pueda pasar con los sectores medios que soportan, además, incrementos demoledores de todos los sectores. Todos son tributarios, además, y hacen pagar el precio al gobierno nacional. Los incrementos a nivel municipal y provincial, de expensas, todo aumenta el 30, el 35 o el 40%. Medicina prepaga, escolar, jardín de infantes, todo aumenta el 40 o el 35% de mínima, acá. Arrancan los municipios con el 35. Entonces, pregunto si puede haber resistencia social fundamentalmente de la clase media, del electorado que definió la elección del año 2015, que dijo 'vamos a apostar a un cambio, vamos a votar una alternativa nueva, una opción política nueva en la Argentina' y que hoy recibe la centralidad del ajuste".

Mientras tanto, el oficialismo intenta descomprimir, sin éxito, sus enojos en ambas cámaras. Poco o nada hacen el presidente de Diputados y peronista con témpera PRO, Emilio Monzó; y la titular del Senado, Gabriela Michetti. Casa Rosada tampoco da guiños: legisladores preguntan todavía cuál es la función de la secretaria de relaciones parlamentarias, Lucía Aboud, de casi nulo contacto con el Congreso pero de extrema confianza de Peña. Como suave colchón aparece la contención que ofrecen desde el Ministerio del Interior a los parlamentarios, que reciben cachetadas en los recintos y luego deben ir a poner la cara en sus distritos.

A la espera de Peña, el peronismo activará el debate sobre la ley de lobby. Para ello, el titular de la comisión de Asuntos Constitucionales, Dalmacio Mera, convocó a una reunión plenaria -junto a la comisión de Legislación General- para comenzar a analizar tres iniciativas: una del PJ, otra de la progresista filo K Magdalena Odarda, y un tercer texto de la exlegisladora Liliana Negre de Alonso. Mientras tanto, en Diputados duerme el proyecto enviado por el Ejecutivo.

La iniciativa peronista entiende por "Gestión de Intereses" a "toda actividad desarrollada, con o sin fines de lucro, por personas humanas o jurídicas, nacionales o extranjeras, públicas o privadas, que tenga por objeto promover, defender o representar intereses en beneficio propio o de terceros, para influir en las decisiones que, en el ejercicio de sus funciones, deban adoptar las autoridades y funcionarios de los organismos, entidades, empresas, sociedades, dependencias y de todo otro ente que funcione en el ámbito del Poder Ejecutivo Nacional y del Poder Legislativo Nacional".

El proyecto regula "la elaboración, dictado, aprobación, modificación, derogación o rechazo de actos administrativos, proyectos de ley y/o toda otra decisión que pudieran adoptar los funcionarios de la administración pública nacional, conformada por la administración central y los organismos descentralizados, comprendiendo en estos últimos a las instituciones de seguridad social".

La ley también pone lupa en "la elaboración, tramitación, aprobación, sanción, modificación, derogación o rechazo de proyectos de ley, acuerdos, declaraciones y/o toda otra decisión que pudieran adoptar el Congreso Nacional y/o sus miembros, y/o los organismos que funcionan en su ámbito". Por otra parte, acepta acciones excluidas de la regulación; e incorpora "un registro público de gestores de intereses", así como también de "audiencias públicas" para diferentes niveles de funcionarios, entre otras cuestiones.

Quien no asistirá al Congreso esta semana es el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich. Una comisión bicameral lo había convocado para que expusiera sobre la ola que deberán surfear los contratos de Participación Público Privado, única línea de esperanza que abraza el Gobierno para mantener la obra pública. El diputado peronista Diego Bossio canceló el encuentro.

Dejá tu comentario