22 de octubre 2009 - 00:00

Senado rechazó el freno de la UCR a la ley de medios

Miguel Pichetto, presidente del bloque kirchnerista, impuso el número y no permitió que avanzara el pedido del radical Gerardo Morales para declarar nula la sanción de la ley de medios. Junto a él, José Pampuro, en la sesión de ayer.
Miguel Pichetto, presidente del bloque kirchnerista, impuso el número y no permitió que avanzara el pedido del radical Gerardo Morales para declarar nula la sanción de la ley de medios. Junto a él, José Pampuro, en la sesión de ayer.
Terminó ayer el Senado la pelea entre el radicalismo y el Gobierno por la «fe de erratas» que modificó la ley de medios: el kirchnerismo, como era obvio, no aceptó el pedido de declarar nula esa modificación y avanzar para anular también la promulgación de la ley en el Poder Ejecutivo.

Casi sin debate, de hecho sólo se trataba de saber si la oposición reuniría los dos tercios de los votos para abrir una investigación parlamentaria y pedir la nulidad de la fe de erratas, cosa que no consiguió, el kirchnerismo impuso la mayoría y sus argumentos: «La fe de erratas es un instrumento legítimo, se usó por primera vez con el Código Civil y otras leyes largas» (sic), dijo Miguel Pichetto. Rechazó así el proyecto de resolución que había presentado Samuel Cabanchik en nombre de toda la oposición.

Pichetto razonó que, de todas formas, «si un ciudadano o un legislador está en desacuerdo, tiene el camino judicial expedito». No fue sólo una respuesta al anuncio del radical Gerardo Morales de que recurrirá ahora a la Justicia, sino también la refirmación de que el derecho a cuestionar la ley puede estar hoy en cualquier ciudadano, pero que el proceso debe hacerse en la Justicia y no dentro del propio cuerpo que sancionó la norma.

Al comienzo de la sesión, Cabanchik le reclamó al oficialismo «que tenga algún grado de apertura para considerar en serio» su propuesta de que el Senado ratifique la ley de medios tal como la aprobó, sin la «fe de erratas» que se incorporó luego de la votación.

A pesar de que la pelea pública por este tema había estado en manos de Morales, ayer el jefe del bloque de senadores de la UCR, Ernesto Sanz, fue el encargado de anunciar que el radicalismo se presentará la semana próxima ante la Justicia: «Hubo un irregular procedimiento en el Senado», dijo y culpó al secretario parlamentario Juan Estrada por no haber comunicado al recinto la noche de la votación que desde Diputados minutos antes había ingresado la «fe de erratas».

También Julio Cobos se encargó de aclarar su situación: en la sesión explicó que nunca fue informado por Estrada del ingreso de la «fe de erratas» que giró Diputados, aunque explicó que la envió luego al Poder Ejecutivo junto con el texto de la ley.

Fue la madrugada en que Aníbal Fernández fue al Senado a pedir que se apurara la comunicación de la votación a la Casa Rosada para que Cristina de Kirchner pudiera promulgar la ley antes de partir a la India.

«Ni yo ni Pampuro fuimos informados», confirmó ayer Cobos y explicó que quien estaba al tanto era el secretario Parlamentario, Estrada. Quien sí estaba al tanto, además del funcionario, era Pichetto, que tampoco lo comentó en el recinto durante la sesión.

El propio Cobos relató que a las 3 de la mañana del sábado 10, apenas sancionada la ley, Aníbal Fernández se presentó para pedirle que comunique el proyecto al Ejecutivo para publicarlo en el Boletín Oficial, lo que el vicepresidente hizo inmediatamente: «Tengo diferencias con la Presidenta pero no por eso no voy a tener un gesto de cortesía», dijo Cobos.

Dejá tu comentario