Serrat contra la grieta catalana

Edición Impresa

Junto a Ana Belén, Miguel Ríos y Víctor Manuel, con quienes actuará desde mañana, defendió su posición por la que fue atacado por los separatistas.

"Es de muy mala leche decirle fascista a Joan [Manuel Serrat]", manifestó ayer Miguel Ríos en la conferencia de prensa conjunta que ofrecieron ambos, junto a Ana Belén y Víctor Manuel, previa a sus recitales en Buenos Aires, y en la que predominó el tema del separatismo catalán y la posición asumida por Serrat, tras la cual recibió fuertes ataques de los secesionistas en las redes sociales. "Meter a Joan en esta controversia es de lo más injusto porque Joan fue el mayor propagandista de la catalanidad y hay que estar muy zumbado, es de muy mala leche decirle fascista a Joan".

Serrat lamentó el efecto de sus recientes declaraciones sobre el suspendido referéndum soberanista en Cataluña cuando dijo que "no representaba a nadie", y cuestionó la grieta que generó. "Es una situación muy propicia a las exageraciones y a las barbaridades. Que se tilden de fascistas mis declaraciones es o desconocer lo que es el fascismo o directamente buscar el insulto a una persona como el que se puede buscar a un árbitro de fútbol cuando pita algo que no nos gusta", declaró.

El autor de "Mediterráneo" instó a que a las opiniones sean claras y "cada uno ponga las suyas arriba de la mesa para saber dónde estamos y de qué estamos hablando". "El maltrato nunca es agradable", subrayó.

En la rueda de prensa desarrollada en el teatro Sony de Palermo, Serrat también dijo que el gobierno del Partido Popular en España tiene "buena parte" de la responsabilidad en la crisis con Cataluña. "El Gobierno del Partido Popular podría, en estos últimos cinco años, haber ayudado más de lo que ha hecho a la causa de la estabilidad, en vez de dejar que las cosas se fueran pudriendo sin tener respuestas en ningún momento que pudieran dar salida a las cuestiones que en Cataluña se planteaban, ninguneando constantemente al problema. No digo que sea el PP ni el Gobierno los que tienen toda la responsabilidad, pero sí buena parte de ella y no se les puede eximir", agregó. "Hasta el día 1 habrá una situación determinada, después del día 1 habrá otra pero lamentablemente no creo que las tensiones aflojen, a no ser que de alguna manera el camino del diálogo, que no se ha producido hasta ahora, pueda tener cabida, cosa que me parece a estas alturas muy deseable pero muy difícil".

Serrat, en compañía de Ana Belén, Víctor Manuel y Miguel Ríos, cerrará con media docena de shows en la Argentina la gira con la que los cuatro celebran 20 años de su reunión "El gusto es nuestro". "Decidimos festejar el aniversario sobre el escenario y cantando, porque seguimos siendo amigos", expresó AnBelén. Serrat dijo que la vuelta del espectáculo donde el cuarteto recrea y comparte hitos de sus respectivas trayectorias, "es posible gracias a la amistad entre nosotros y con la gente". Los recitales serán cuatro, en el Luna Park, mañana, el sábado 29, el domingo 30 y el lunes 1 de octubre, para luego actuar en el Orfeo cordobés (el jueves 4) y en el Metropolitano rosarino (el sábado 6). Clásicos como "Hoy puede ser un gran día", "España camisa blanca de mi esperanza", "Bienvenidos", "Solo pienso en ti", "Cantares", "Mediterráneo", "La Puerta de Alcalá" y otros forman parte del repertorio.

Dejá tu comentario