Sigue el rally

Edición Impresa

 Del último día de diciembre al 11 de febrero, el mercado norteamericano (y a la sazón, días más días menos, prácticamente todas las Bolsas del globo) se movió a la baja perdiendo 10,5 por ciento. De ahí sólo podemos hablar de una suba que impulsó un 9,5% el S&P500 y que en el caso del Promedio Industrial acumula cinco ruedas consecutivas del lado ganador, al sumar ayer un 0,4 por ciento alcanzando 17.073,95 puntos (desde el 5 de enero que no llega a los 17K). La gran pregunta del mercado es hasta qué punto la pata alcista de este movimiento tiene fuerza. Por lo pronto, el 1,13% que ganó el Russell 2.000 (cotizantes más pequeñas) superando el 0,09% del S&P500, sugiere que ayer hubo posicionamiento hacia el extremo más riesgoso del mercado. Sin ninguna duda, el catalizador del mercado fue la nueva suba del precio del petróleo, que trepando un 5,54% (achacamos esto más a la ascendente influencia rusa dentro de la OPEC que a noticias que fueron del viernes último: caída de pozos en EE.UU., promesas de no incrementar más la producción, que ya está en niveles récord) contribuyó a hacer de Chevron (+3,12%) la estrella del Dow, seguidas por Caterpillar (+2,65%) y Exxon (+2,64%). En un sentido opuesto se movieron los papeles tecnológicos (el Nasdaq retrocedió un 0,19%) y de consumo masivo. Si bien no es mucho lo que espera el mercado (al menos según el reflejo que tenemos en los precios de futuro), el consenso es que en apenas horas el Banco Central Europeo recortaría su tasa de referencia en 10 puntos básicos a -0,4 por ciento, y más improbablemente incremente el monto de bonos que está retirando del mercado (unos u$s 60.000 millones mensuales). Tal vez convenga considerar este evento más por la negativa que por la positiva, en cuanto a sus efectos, en caso de haber alguna sorpresa.

Dejá tu comentario