1 de julio 2013 - 00:29

Sin acuerdo, rige hoy el libre comercio de autos con Brasil

• El convenio venció ayer.
• Seguirán las negociaciones.
• No preocupa a empresas

Como sucede desde finales de los 90, la Argentina y Brasil llegaron hasta último momento sin una posición consensuada para la renovación del acuerdo automotor. Por ese motivo, el convenio que regula el intercambio de autos y autopartes entre los dos países venció ayer, y desde hoy rige el libre comercio. En oportunidades anteriores esa indefinición se producía en medio de un clima de tensión hasta lograr la prórroga debido a que lo que estaba en juego era determinante para ambos lados de la frontera (en general, más para la Argentina) porque servía para limitar la cantidad de vehículos que podían importarse. Los sucesivos gobiernos argentinos se cuidaron siempre de no abrir de más la puerta ante el temor a que se provocara una avalancha de 0 km brasileños. Para Brasil, en cambio, no había tanta preocupación debido a que el impacto que podría tener en su economía un ingreso mayor de autos no provocaría prácticamente ningún daño debido a los tamaños diferentes de los mercados

Sin embargo, en esta ocasión, la situación es distinta. El acuerdo que rigió hasta ayer establecía un sistema denominado Flex que determinaba topes de un lado y del otro de lo que se podía exportar e importar. En la práctica, ninguno de los dos países está cerca de llegar a esos límites, por lo que el comercio bilateral muestra un equilibrio natural. Al no haber una amenaza concreta de que un país inunde al otro con vehículos, la negociación por la forma en que se continuará en este sector clave no requiere de urgencia. De hecho, tanto por el lado brasileño como por la parte privada argentina se dan señales que indican que se podría funcionar con libre comercio, sin inconvenientes, al menos de manera temporaria. Desde el Gobierno argentino se deja entrever que se continuarán las negociaciones para renovar el acuerdo para intentar poder anunciarlo cuando las presidentas Cristina de Kirchner y Dilma Rousseff se reúnan en Montevideo el 12 de julio en el marco de la cumbre del Mercosur.

Más allá de esta posibilidad, la tranquilidad en las empresas locales se debe a los números que presenta el sector, que no requiere decisiones urgentes. Mientras en 2011, el déficit comercial con Brasil en autos y autopartes era de u$s 2.800 millones, el estimado para 2013 es de u$s 800 millones.

"Se podría decir que hoy estamos en un libre comercio virtual porque las demandas están equilibradas y nada indica que se produzca algún cambio drástico en el corto y mediano plazo. No tendría sentido entrar en un conflicto comercial con el principal socio de la Argentina por forzar un acuerdo ahora. Brasil está teniendo serios problemas sociales como para sumarle una pelea por este tema con la Argentina", explicó un directivo de una terminal local.

Otras fuentes argumentaron que podría continuar el libre comercio por unos meses y directamente adelantar la negociación de la Política Automotriz Común (PAC) que vence en junio de 2014 y que define temas más amplios que el intercambio comercial.

Dejá tu comentario