Sin teatros por 10 días. Cines y bares, casi vacíos

Edición Impresa

La cámara que agrupa a los empresarios teatrales anunció ayer la suspensión de las funciones de las obras de teatro en todo el país por 10 días a raíz del avance de la gripe A, que había provocado una merma del 80% en la asistencia de público a las salas. También el Ministerio de Cultura porteño dispuso la suspensión de todas las funciones teatrales programadas en los organismos dependientes del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Esto se suma a la poca afluencia de espectadores en los cines. (Ver sección Espectáculos.)

Según se informó oficialmente ayer, por el momento la medida tomada por el Gobierno «no tiene fecha de reanudación de actividades». Mientras tanto, están «reorganizando su grilla de estrenos y funciones».

Por su parte, el anuncio de la cámara se realizó en una conferencia de prensa que se desarrolló en la sede social de la Asociación Argentina de Empresarios Teatrales, ubicada en la calle Tucumán al 900, en pleno centro porteño. Los productores teatrales se reunieron ayer y decidieron levantar las funciones en todo el país «para mantener la calma ante el miedo generalizado» que genera la pandemia de la gripe A.

Obras incluidas

La cámara tiene 107 miembros y son 60 los espectáculos que fueron suspendidos, lo que no quiere decir que sea ésa la cantidad de salas teatrales cerradas, ya que hay teatros que tienen más de una obra en cartel. Éstos incluyen 18 producciones que estaban de gira por el interior del país.

«Pedimos a la gente que se acerque para cambiar las entradas para otra fecha o para devolución del dinero», señaló el productor teatral Carlos

Rottemberg. Los productores aseguraron observar «una enorme inestabilidad en el quehacer teatral». Además, negaron que el cierre apunte a ahorrar dinero, sino que se debe a la inasistencia del público.

«Calculábamos una caída del 70% en la asistencia de público a nuestros espectáculos, pero ahora estamos en una merma del 80%. Tenemos que escuchar el mensaje del público», indicó Rottemberg. Según explicaron los productores teatrales, su actividad es «atípica, por la relación que se produce entre los artistas y el público».

«Si un actor tiene que hacer reír, necesita tener un público con ganas de divertirse y lo mismo desde el lugar del actor dramático. Tomamos una medida empresarial tratando de poner certidumbre a las dudas que nos plantea el público», añadió. Los empresarios teatrales también sostuvieron que el último fin de semana, el público, preocupado, no se rió en las obras humorísticas.

Por su parte, el empresario Daniel Grinbank aseguró que la medida busca «descomprimir» y explicó que la decisión se tomó «luego de evaluar lo que pasó el último fin de semana. Creo que tomamos la medida a tiempo. Hoy las autoridades hablan de 100 mil infectados y no hay actividad sin público», comentó Grinbank.

Prioridad

Además, el productor mencionó que en las últimas funciones, «cuando alguien estornudaba o tosía en las salas, predisponía mal al resto del público». En tanto, Rottemberg recordó que «el 48% de la actividad teatral en la Argentina se concentra en los meses de julio y agosto», pero aclaró que en esta oportunidad «se priorizó el tema sanitario». De esta manera, las funciones teatrales tendrán un receso «por primera vez en su historia», según dijo Rottemberg.

Muchas de las obras que no habían sido estrenadas fueron reprogramadas, como el caso de algunos espectáculos para chicos cuyo debut fue postergado.

Dejá tu comentario