Síndrome de Estocolmo

Edición Impresa

Las chances del equipo de «Tito» Vázquez son remotas. La Argentina podría descender después de 9 años.

La reinserción en el circuito resultó un camino espinoso. Es una especie de juego de la oca, cuyo jugador avanza un casillero y, tras una jugada desafortunada, se ve obligado a retroceder varios lugares, hasta llegar nuevamente al punto de partida. O más atrás aún. Una sensación parecida está viviendo David Nalbandian por estos días. Luego de permanecer alrededor de nueve meses marginado de los courts por la operación en la cadera, el unquillense había planeado su regreso oficial a la actividad en Auckland, certamen que le serviría como plataforma para el Abierto de Australia, el primer Grand Slam de la temporada. Pero sus ilusiones se derrumbaron en un abrir y cerrar de ojos. El «rey David» sufrió un desgarro abdominal y tuvo que aplazar su vuelta.

Con la ansiedad y el deseo de jugar, Nalbandian hizo reposo, con la intención de llegar en óptimas condiciones a la Copa Télmex. Finalmente, el lunes fue su presentación en el certamen porteño pero la lluvia interrumpió el partido, cuando le ganaba al italiano Potito Starace. No tuvo respiro y anteayer salió a enfrentar al español Daniel Gimeno-Traver. El escenario empezó a cambiar. Además de perder el primer set, Nalbandian sufrió una distensión y un edema de 3 milímetros en el aductor derecho durante el segundo parcial. No obstante, y pese a que le recomendaron que no siguiera, el unquillense no sólo concluyó su partido sino que logró revertirlo con un derroche de esfuerzo y meterse en cuartos de final. Fue el epílogo de la historia. Ayer, después de escuchar el diagnóstico del doctor Walter Mira y de analizarlo con su grupo de trabajo, optó por retirarse.

Sin dudas, una decisión que incidirá directamente en el futuro de la Argentina, que entre el 5 y 7 de marzo viajará a Estocolmo para enfrentarse con Suecia, por la primera ronda de la Copa Davis. Anteriormente fue Juan Martín Del Potro el primero en bajarse por una tendinitis en su muñeca derecha. «Ante las dos bajas, se complica el panorama. Teníamos confianza en que David pudiera jugar el dobles. Era una serie ganable. En las próximas horas anunciaré al equipo», fueron las palabras de un dolido Tito Vázquez, que confirmó en la alineación nacional a Leonardo Mayer y a Horacio Zeballos, con Juan Mónaco como primer singlista.

Dejá tu comentario