15 de diciembre 2010 - 00:00

Sólido y maduro

Sólido y maduro
A modo de balance de la tempo-rada, alRugby.com realizó un análisis de los mejores del año.

El mejor jugador fue Facundo Barni. El octavo de Liceo, que se perdió la final por una lesión en su rodilla, jugó todo el resto del torneo en un nivel superlativo. Líder natural adentro y afuera de la cancha, Barni demuestra año tras año el porqué de sus pergaminos a nivel local, nacional e internacional, al igual que en el 2009, este año volvió a ser el hombre destacado de la temporada 2010.

El premio a la trayectoria quizás deba ser subdividido en dos: por un lado, subrayar la presencia dentro del campo de juego de Juan Manuel Ongay, el segunda línea de los Tordos de 41 años que superó este año las 20 campañas en primera junto a su equipo. Por el otro lado destacar a Sergio Olguín de Peumayén, que con 42 años jugó casi todos los partidos de este año como titular en la primera línea de su equipo, todo un ejemplo a seguir.

La revelación vuelve a salir del equipo campeón: Juan Cruz Linares. El fullback de los Clavos tuvo la responsabilidad en su primer año en primera de defender el fondo de su equipo. Se destacó por su seguridad en pelotas aéreas.

Sobre las promesas hubo varios jugadores que tuvieron un gran año, pero al referirse a la proyección que puedan tener se puede remitir a las cualidades que puede otorgar de aquí en delante otro debutante: Agustín Blanc. El wing de Marista llegó a primera debiendo reemplazar a jugadores experimentados que sufrieron lesiones. La oportunidad no la dejó escapar y de esta forma el Caña se fue ganando su lugar en la segunda parte del año.

Dejá tu comentario