Sorprendió Cristina con un look de íconos del cine

Edición Impresa

Los casi 30 grados de temperatura fueron la excusa ideal para que Cristina de Kirchner abandonara su típico peinado de melena suelta y se entregara por primera vez en lo que va del año al cabello recogido. Una alternativa más fresca ante tanto calor, pero poco común en la Presidente, habitué del pelo al viento moldeado por el brushing, que le asegura un efecto liso, pero con más volumen que el que deja la planchita. Así, el viernes 5 apareció con el cabello atado para visitar las obras del Puente Avellaneda y viviendas en Dock Sud. Su coiffeur de confianza, Alberto Sanders, levantó su larga melena con horquillas y, para darle volumen a la parte superior, rizó con una buclera las puntas. Despejó la frente peinando el flequillo de costado, aunque esto le jugó una mala pasada, ya que sistemáticamente se le caía encima del rostro y le tapaba la mirada. Un peinado elaborado, aunque quizás demasiado producido para la ocasión.

Pero para opinar sobre el nuevo look que estrenó la dama están los especialistas en materia de imagen. La consultada en esta oportunidad fue Teresa Calandra. Se puede estar de acuerdo o no con ella, pero no hay dudas de que es una voz autorizada. Después de todo, la ex manequín, devenida en empresaria de la moda, supo reinventar su imagen conservando el glamour de sus años de pasarela, sin olvidar la elegancia que requiere una señora de más de cuarenta, algo que muchas damas -incluso Cristina de Kirchner- no tienen en cuenta. Para Calandra, la Presidente es bella por naturaleza, pero a veces se equivoca en sus elecciones. «Podría resaltar aún más su potencial teniendo en cuenta algunos tips. Por ejemplo, que el cabello recogido no la favorece», comenzó Calandra, y subrayó que «después de los 45 años el cabello levantado no es una buena alternativa para las mujeres porque las avejenta».

La especialista en pasarelas apeló a su experiencia y conocimiento del mundo fashion para analizar el estilo presidencial. «Cristina de Kirchner tiene un cabello privilegiado y cuidado. La ayudaría aún más si lo llevara más corto y suelto porque el recogido es muy difícil que quede bien en las señoras». Calandra coincide con algunos especialistas del mundo de la moda en que hay dos referentes a la hora de pensar en peinados levantados: Brigitte Bardot y Audrey Hepburn. Ambas, con bastante volumen en el casquette, pero el de la rubia actriz menos estructurado que el de la belga, que requería gel fijador para lograrlo. Para Calandra, estos dos modelos de peinados son los únicos admisibles a la hora de optar por el cabello recogido. «Desmechado y simple, eso debería tener en cuenta Cristina de Kirchner si insiste en llevar el cabello levantado. En la simplicidad está el glamour», explicó.

A su vez, Calandra opinó sobre el vestuario presidencial y le recomendó a la Presidente que se incline por los estampados geométricos de la firma Pucci, los tailleurs de Chanel y los clásicos modelos de Donna Karan y Balenciaga. También festejó la inclinación de la dama por las perlas que, según dijo, «es uno de los elementos infaltables en el guardarropa de cualquier dama».

Dejá tu comentario