Súbito acento en bancos

Edición Impresa

El viernes terminó siendo un «revoltijo» de índices que partieron hacia todos lados, sin que existieran las motivaciones para ello. En medio de ellos, emergió el Merval como la figura de los americanos, más en sintonía con europeos que con sus colegas de la región. Afuera, no puede saberse a qué obedeció una mejora en su circuito, cuando colocan unas «fichas» -a favor- de España: país que está nuevamente luchando con una escisión.

Lo que quedó de concreto fue cierta suba generalizada de la zona «euro», pero que no replicó en América. Con un Dow Jones cayendo el 0,13%, el Bovespa subiendo eso a un 0,60%, más la previa debilitada de Shanghái.

Lo dicho al inicio, el Merval estuvo por encima de los demás, conquistando el 1,23% de aumento: tras hacer mínimo en los «2501» puntos, máxima de «9540» y final algo más suavizado, de «2531» unidades. Contra el listado de líderes, se opuso el índice Bolsa -general- que se marcó con el 0,14%, de baja. Las diferencias resultaron en favor de las plazas con mejoras, «44» frente a solamente «23» en retroceso. Y agregando el aspecto más interesante, volumen negociado que trascendió los $ 44 millones en el desarrollo. Para entender al Merval, hay que ir por los del sector «bancos» que tuvieron al Francés como estrella -un 7,2% de alza-, también al Macro con casi el 2%. Y, de modo especial, el título clave del ponderado: G. Galicia, con el 2,8% de ganancia. Se sumó YPF, con un buen 3,9%, pasando por tal línea el avance del índice principal.

La semana: la última rueda sirvió al índice local para atenuar las cosas, quedando con un 0,5% de desmejora. El Dow decayó apenas el 0,10% y el Bovespa, con un 1,3 por ciento.

Una fecha final de perfil «extraño», quebrando secuencia tan aburrida del período. La Bolsa respiró.

Dejá tu comentario