20 de noviembre 2008 - 00:00

Suma Carrió ex montoneros que dejan el kirchnerismo

Elisa Carrió
Elisa Carrió
Elisa Carrió se prepara para entregarse hoy a la recepciónde una tropa peronista que le rendirá honores a la Coalición Cívica y que, además, reporta entre sus filas a kirchneristas desencantados. Casi una ilusión que se cumple para la candidata y que tiene base en las pasadas elecciones porteñas.

Con los oficios de Patricia Bullrich, está prevista para hoy una cena en un restorán que oficia de local gastronómico de la política (sus dueños tributan a distintos campamentos), donde se coronará el pase del grupo que pilotean Pablo Unamuno y su madre, la ex legisladora porteña Lidia Saralegui, y Horacio Lenz (hermano de la diputada kirchnerista María Lenz). Con ellos avanzará una hilera de ex pejotistas que se encolumnarán en la Coalición Peronista, ala que albergará la Cívica, porque, como suele pasar en estas migraciones, «no queremos perder nuestra identidad», dicen los protagonistas.

Unamuno se desempeña desde hace más de una década en el Congreso y actualmente lo hace para la vicepresidenta en Diputados, Patricia Vaca Narvaja, quien debe soportar ahora ese desencanto. Pero este ensayista fue más conocido cuando, como vocero de Mario Firmenich, tramitó ante Carlos Menem el indulto del montonero. Antes de esa integración, sin embargo, más joven, en los 70, Unamuno era ya un dirigente de la Juventud Peronista. Otros compañerosde ruta del funcionario del Congreso de aquellos años también tienen silla hoy en la mesa de Carrió.

Lenz, actualmente dedicado a la actividad privada, fue hasta el año pasado el lazo entre el Gobierno porteño de Jorge Telerman y la Legislatura. Junto a ese ex funcionario de la Ciudad de Buenos Aires, llegan a la Coalición Cívica otros que compartieron funciones en la administración telermanista. Es decir, de alguna manera Carrió se queda ahora con el apoyo de quienes fueron sus socios en la elección de Capital, cuando se presentó la fórmula local Telerman-Macri, pero no con el protagonista de la tira. Con el ex jefe porteño, que no alcanzó la segunda vuelta derrotado por Mauricio Macri y el kirchnerista Daniel Filmus, la ex candidata no tiene lazos hoy.

Tampoco ese puñado de peronistas que festejarán el pase a la Coalición Cívica y que ven en Telerman a una suerte de indeciso que coquetea ahora con un sector del kirchnerismo que lo propone candidato a legislador porteño y le llenará la lista con propios.

La relación de la incipiente Coalición Peronista comenzó cuando el grupo le envió un documento de su autoría y a los cinco días se sentaban en el living de Carrió para presentarse.

Seguramente, endulzó los oídos de la ex diputada que esa prosa le hablara del «triste epílogo setentista», y de que «la culminación de una etapa teñida de utopías imposibles y de febriles intolerancias parió en los ochentas una trabajosa pero perdurable enseñanza: nunca más a la Argentina del pasado».

Como también que explicaran -Unamuno, Lenz y Saralegui- que «la construcción democrática presupone el sustrato de un pasado común donde la memoria se constituye en la amalgama de mínimos consensos compartidos, erigiéndose en la gran dispensadora de recuerdos y olvidos que permita renovar el contrato social básico».

«Sin el afán de teorizar, es seguro que el planeta está asistiendo a una de las tantas crisis de destrucción creativa a las que el capitalismo nos tiene acostumbrados. Esto no significa que todo vuelva a ser como antes; es muy probable un nuevo diseño geopolítico mundial del que emergerán potenciales actores y nuevos bloques regionales», dice el documento del peronismo de coalición y asegura que «ya nada será igual pese a los nostálgicos y a los reaccionarios profetas del Apocalipsis». Le dicen finalmente que «somos parte del movimiento político de la inclusión social, del voto femenino y del estado del bienestar. Teniendo estas banderas como presupuesto y como acervo cultural, hoy queremos protagonizar no sólo una época de cambios, sino un cambio de época» y hasta la parafrasean hablando sobre que «el Estado mafioso y cooptado por intereses facciosos está en retirada, pero nos deja un camino lleno de ruinas y plagado de señuelos: el más peligroso, la idea de su permanente mutación y de su imprescindible eternidad para gobernar».

Así esperan hoy en la mesa a Carrió para que les dé la bienvenida, en una jornada en la que además la dirigente contará con que la diputada peronista Marta Velarde formará un interbloque con la Coalición Cívica, anuncio que se hará hoy en Diputados.

Dejá tu comentario