Tecnología aplicada a la optimización de los procesos

Edición Impresa

Hoy en día, la aplicación de la tecnología a los procesos cotidianos se ha vuelto vital, casi indispensable. Quien no aproveche la tecnología para hacer más eficiente sus procesos, poco a poco quedará fuera del mercado. Es que el ahorro de costos y la demanda creciente de mayor y mejor calidad de información por parte de consumidores son dos de los principales motivos por los cuales todos los procesos deben ser revisados, analizados y rediseñados teniendo en cuenta las herramientas tecnologías disponibles. Las administraciones de consorcio son un claro ejemplo de este cambio cultural que se está produciendo. Años atrás gran parte de los procesos (salvo la liquidación de expensas) eran prácticamente manuales y llevaban mucho tiempo e implicaban la participación de varias personas y la asignación de muchos recursos (humanos y materiales): el envío de expensas, la reserva de espacios comunes, la generación de un acta de infracción o la inspección de un edificio. Hoy todos estos (y muchos procesos más) han sido rediseñados y readaptados para hacerlos más simples y eficientes, permitiendo eliminar pasos o etapas que, gracias a la aplicación de la tecnología, ya no tenían sentido o simplemente ya no eran necesarios. A los beneficios claros y concretos que están a la vista por la optimización de los procesos (ahorro de tiempos, costos y recursos = eficiencia y rentabilidad) comienzan a aparecer otros beneficios colaterales que día a día cobran mayor importancia: como la transparencia e inmediatez de la información y la autonomía de los usuarios para realizar muchas de las gestiones en cualquier momento del día, sin la necesidad de la interacción o la dependencia de una persona física. Este es un nuevo paradigma que está comenzando a imponerse y quien no se adapte quedara fuera del mercado, este es un cambio que se produjo con las entidades financieras a través del home banking y que las administraciones están siguiendo y sus clientes (propietarios e inquilinos) han comenzado a solicitar. Por nuestra idiosincrasia o cultura resulta impensado que una administración funcione de manera 100 % virtual. De todos modos considero que debemos recurrir a administraciones focalizadas y orientadas a la generación de valor agregado a su gestión y no una gestoría de procesos administrativos. Para esto, además de la utilización de la tecnología debe darse un cambio legislativo que acompañe y de sustento y validez legal a estos nuevos procesos.

CEO y fundador de Simple Solution

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario