Timerman debió interrumpir defensa por Memo con Irán

Edición Impresa

El excanciller presentó un escrito de 160 carillas frente al juez en defensa de su rol en la firma del pacto. Fue internado en el Sanatorio Otamendi por su delicada salud.

El excanciller Héctor Timerman aseguró que la firma del Memorando de Entendimiento con Irán por el atentado a la AMIA fue impulsada por Interpol, con el acuerdo del entonces fiscal del caso, el fallecido Alberto Nisman, y del juez federal Rodolfo Canicoba Corral. Timerman dio esa declaración durante una indagatoria ante el juez federal Claudio Bonadio, trámite que debió interrumpirse cuando el exfuncionario se sintió descompensado debido a su delicado estado de salud. Por la tarde, sus abogados informaron que el excanciller había sido internado en el Sanatorio Otamendi y Miroli, del Barrio Norte, en la Ciudad de Buenos Aires, a raíz de la descompensación.

En su declaración, Timerman rechazó haber cometido delitos como el de traición a la Patria, uno por los cuales se lo investiga en la causa sobre el presunto encubrimiento a los iraníes acusados de la voladura de la AMIA.

Al abrir la ronda de declaraciones indagatorias convocada por Bonadio en la causa que investiga la denuncia hecha por Nisman antes de morir, Timerman presentó un escrito de 160 páginas y habló brevemente ante el magistrado, pero se sintió fatigado y el trámite debió interrumpirse, ya que el excanciller está gravemente enfermo. Timerman no respondió preguntas pero, en pocas palabras, habló sólo para negar haber cometido traición a la Patria y dijo que el Memorando se firmó para avanzar en la investigación paralizada.

Timerman arribó a los tribunales de Comodoro Py pasadas las 9.30 y debió retirarse al mediodía, acompañado por los abogados Graciana Peñafort y Alejandro Rúa, que también defiende en la causa a la expresidenta Cristina de Kirchner.

La exjefa de Estado está citada para comparecer el 26 de octubre próximo, es decir, el jueves posterior a las elecciones legislativas.

Además de Timerman y sus abogados, en la audiencia estuvieron presentes Bonadio y el fiscal del caso, Eduardo Taiano.

En el escrito, el exfuncionario admitió que hubo negociaciones "secretas" para garantizar el éxito de las tratativas, pero que el acuerdo fue público y que todo se hizo con "el acuerdo" de Nisman. Sostuvo que no hubo un cambio de posturas respecto de Irán entre el Gobierno de Néstor Kirchner y el de Cristina Fernández y que él tenía la misión de buscar el avance de la causa AMIA. Aportó en su presentación un dato hasta ahora desconocido: sostuvo -según fuentes del caso- que la primera reunión con Irán se produjo en 2011, en un tercer país que no dio a conocer, antes de su viaje a Alepo, Siria. "Fue un encuentro a solas con el entonces canciller iraní, sin traductores, hablaron en inglés. Fue antes de Alepo. Timerman aseguró, además, que no se reunió en Alepo con ciudadanos iraníes", sostuvo. Ese encuentro se habría producido después de que en 2010, y ante las reiteradas quejas de Argentina, Irán enviará una carta a la Secretaría General de Naciones Unidas para aclarar que no existía ningún acuerdo de cooperación entres ambos países y que desde Buenos Aires se rechazaba todo lo que proponía Teherán. Su defensa remarcó que las circulares rojas de Interpol no generan una obligación para los países que pudieran recibir a los buscados e incluso aportó una serie de ejemplos en los que los iraníes salieron de su país y aquellos que los recibieron se negaron a detenerlos.

Dejá tu comentario