16 de marzo 2011 - 00:00

Tironeos entre oficialismo y oposición frenan ley de lavado

La Comisión de Legislación Penal comenzó ayer a debatir un borrador de la ley contra el lavado de dinero. La discusión se mechó con protestas de Elisa Carrió contra uno de sus propios diputados.
La Comisión de Legislación Penal comenzó ayer a debatir un borrador de la ley contra el lavado de dinero. La discusión se mechó con protestas de Elisa Carrió contra uno de sus propios diputados.
Existían dudas dentro de la Comisión de Legislación Penal sobre la forma en que se negocia un texto único para el proyecto de ley contra el lavado de dinero, el mismo que Cristina de Kirchner pidió al Congreso en su discurso del 1 de marzo ante la Asamblea Legislativa. Esa ley es la que alejaría la presión del GAFI sobre el país con la amenaza de una sanción, aunque el organismo exige también que haya algún avance en el plano judicial en la sanción de ese tipo de delitos. Ayer, en la reunión donde los diputados de esa comisión debían tratar un borrador del proyecto aún sin consenso en algunos puntos, Elisa Carrió se presentó para protestar por no haber sido convocada al debate cuando en realidad había sido firmante de una de las iniciativas junto con Horacio Piemonte.

La ira de Carrió tenía un claro justificativo: no sólo ella, sino también el macrismo, el radicalismo y parte del Peronismo Federal, comenzaron a dudar sobre la forma en que Juan Carlos Vega, diputado de la Coalición Cívica y presidente de Legislación Penal, estaba llevando adelante las negociaciones y sobre todo, cómo manejaba las pretensiones del kirchnerismo en ese debate.

Por ejemplo, hacía tiempo que algunos asesores habían detectado que las posiciones de Vega sobre la forma en que se debía elegir al jefe de la UIF se habían alejado de los consensos alcanzados por la oposición. En ese marco, las verdaderas intenciones del Gobierno de avanzar en un texto acordado ya que por número no está en condiciones de imponer su versión sobre todo en lo que se refiere a los poderes de la UIF y la forma de elegir a sus autoridades.

De ahí que Carrió apareciera ayer sin aviso en la reunión de comisión. La chaqueña fue directamente a retar a Vega. Para ese momento, Vega había acordado que el borrador elaborado por una comisión especial de expertos en la materia fuera enviado a los asesores con un plazo de dos semanas para emitir el dictamen final del proyecto.

«Corresponde reglamentariamente que los autores de proyectos los expongan en la comisión. Yo prefiero que todos los diputados discutan. Yo no creo en los asesores», lanzó Carrió. Recordó que venía trabajando «en el tema del lavado desde 1996» y recordó que «por el mal manejo del tema» la Coalición había «retirado al representante que había designado» en la comisión de expertos.

Como era obvio, la kirchnerista Diana Conti le salió al cruce: «¿Ustedes no son del mismo bloque? Pensé que se hablaban entre ustedes», le dijo, sin detenerse en que precisamente Carrió había ido a retar a uno de los suyos que no sólo la había apartado del debate, sino que también bloqueó que la Comisión de Legislación Penal se reuniera en conjunto con Finanzas, comisión que preside Alfonso Prat Gay para debatir el tema. De hecho Prat Gay participó de uno de momentos memorables ayer en la comisión: «Nosotros habíamos acordado con el diputado Moreno comenzar a debatir el proyecto en Finanzas», le dijo al presidente de la comisión.

«Moreno, ¿qué Moreno? Moreno no es diputado», le respondió Vega. «Le digo Moreno, alias el Cuto. No se confunda», cerró Prat Gay en medio de carcajadas de muchos opositores que lo vieron mareado a Vega entre los nombres del oficialismo.

Minutos después el castigado diputado volvió al redil: «Tiene razón Carrió y vamos a discutir los proyectos en la comisión como dice el reglamento», dijo el cordobés. Así, en 15 días habrá otra reunión, pero esta vez la discusión sobre si José Sbatella continúa como jefe de la UIF, si a su sucesor se lo elige por concurso o lo nombra la oposición.

Dejá tu comentario