Trabajo pone límites a reclamo de ferroviarios

Edición Impresa

El Gobierno estudiará caso por caso el reclamo de pase a planta permanente de unos 100 trabajadores ferroviarios. Por esta situación hubo ayer nuevas protestas de representantes de la comisión interna de izquierda a la que acompañaba el militante del PO asesinado hace dos semanas, Mariano Ferreyra.

«Están tratando de subirse al caso Ferreyra para generar una protesta cuando la situación de estos 100 trabajadores nuevos no tiene nada que ver con los anteriores. Se están aprovechando de una situación política», aseguraba ayer a este diario un alto representante del Ministerio de Trabajo de Carlos Tomada. Funcionarios de este ministerio prometieron estudiar uno a uno cada caso de los nuevos tercerizados. Sin embargo, afirmaban que se trata en su mayoría de empleados vinculados a empresas de seguridad y trabajadores temporales relacionados con obras de construcción y mantenimiento a los que no les correspondería el convenio colectivo de los operarios ferroviarios. Para el ministerio, se controlará la situación particular de estos trabajadores para verificar si las empresas que los contratan cumplen con las normas laborales vigentes (si están en blanco y con los aportes en regla), pero no les exigirá a las operadoras de los servicios del Ferrocarril Roca que los reincorporen. Desde el ministerio aseguran que la situación de estos 100 operarios sería diferente de la de los 92 operarios despedidos que desde el lunes pasado fueron reincorporados por la empresa que opera el servicio y que trabajaban en situación de «tercerización y precariedad». Ese día, también en Trabajo, las partes firmaron un acta acuerdo que en su momento había sido negociada entre el Gobierno, los representantes de los operarios, Hugo Moyano y los licenciatarios del servicio.

Listado

Sin embargo, ayer manifestantes vinculados con partidos de izquierda (incluido el Partido Obrero en el cual militaba Ferreyra) y algunos dirigentes sindicales que no pertenecen a la Unión Ferroviaria habían presentado un nuevo listado con unos 120 operarios que, según aseguraban, también estarían tercerizados y a punto de perder sus puestos de trabajo. Este grupo mantiene en realidad una negociación separada dentro del ministerio y desde la Unidad de Gestión Operativa Ferroviaria de Emergencia (UGOFE) SA informaron que los trabajadores serán incluidos dentro de la compañía Ferrocarril General Belgrano SA. Se trata de los operarios que según Trabajo realizan tareas vinculadas a seguridad y construcción, y a los que no les correspondería el convenio ferroviario. Según el ministerio, hace algo más de un mes, las mismas comisiones internas de izquierda que ayer protestaron ante el edificio de la cartera en Alem y que bloquearon luego boleterías en la estación de Constitución habían aceptado la separación de las negociaciones de los tercerizados vinculados a otras actividades.

El 20 de octubre una protesta sobre las vías fue repelida por un grupo de choque vinculado al sindicato Unión Ferroviaria y concluyó con la muerte del militante de izquierda Mariano Ferreyra, quien recibió un disparo en el pecho.

La situación es seguida de cerca por los trabajadores de los subtes, que en los próximos días podrían realizar una nueva protesta en reclamo de la situación de los operarios de seguridad contratados por la empresa Metrovías. Sería un caso similar al del Ferrocarril Roca, y desde el Gobierno se interpreta como un intento de grupos de izquierda de aprovechar la situación política generada por el asesinato de Ferreyra.

Dejá tu comentario