Tras fallo, Corrientes apura instalar pasteras

Edición Impresa

En medio de la polémica por el fallo de ayer del Tribunal de La Haya -que no encontró motivos para el cierre de la cuestionada papelera Botnia, en Uruguay-, el gobernador de Corrientes, el radical Ricardo Colombi, se pronunció a favor de la instalación de pasteras en la provincia.

De hecho, su ministro de Producción, Jorge Vara, adelantó que a partir de mayo recibirán a los inversores del sector interesados en desembarcar en suelo correntino.

Se analizan dos propuestas (una de ellas, de capitales chilenos) que apuntan a instalar papeleras sobre la orilla del río Uruguay -que tiene enfrente, en este caso, no sólo a Uruguay, sino también a Brasil- y el Paraná. «Hay pasteras que funcionan con tecnología obsoleta; vamos a poner condiciones estrictas», recalcó, sin embargo, Vara.

En rigor, el virtual aval otorgado por el tribunal internacional a Botnia -en el marco de la presentación concretada por la Argentina por supuesta contaminación del río Uruguay- se convirtió en una suerte de vía libre para nuevas negociaciones destinadas a la llegada de más pasteras en el país.

Ferocidad

Ello, ante el golpe de efecto además recibido por los ambientalistas de Gualeguaychú, que podría menguar la ferocidad de futuras embestidas de asambleístas en otros distritos, para alivio de mandatarios que apoyan este tipo de industria.

«No hay que rasgarse las vestiduras: en Misiones hay dos o tres pasteras, otra en Rosario y en la provincia de Buenos Aires también; ¿por qué no vamos a tener(las) en Corrientes?», se preguntó Colombi.

«La decisión política de este Gobierno es que los árboles tengan una utilización acorde a la producción; hay que crear las expectativas, y las condiciones se analizarán luego», dijo.

En esa línea, resaltó que en el distrito están paralizadas inversiones por más de 150 millones de dólares para la producción primaria porque no avanza la aprobación en la Legislatura de la reglamentación de la Ley de Bosques.

«Corrientes es una provincia que va creciendo en su desarrollo forestal, con unas 450 mil hectáreas forestadas», remarcó.

«No podemos paralizar el desarrollo de Corrientes; hay actitudes extremistas sobre la conservación del medio ambiente y están condicionando el futuro de la provincia», enfatizó además.

Amenaza

Según el líder del Ejecutivo, quien fue electo en octubre pasado, «dentro de tres o cuatro años» su distrito va a «tener una situación crítica sobre qué se hará con todo el bosque implantado».

«No hay que tener miedo al uso racional de los recursos naturales; nuestra visión es dar valor agregado a la producción forestal de Corrientes», afirmó.

Previamente, Vara había sostenido que «hay material como para que puedan tentarse dos plantas de pasta de celulosa y en algún momento, más adelante, hasta una tercera planta, que estratégicamente deberían ubicarse dos sobre el río Uruguay y una sobre el río Paraná».

Dejá tu comentario