Tras un abrumador triunfo, los kurdos buscan aumentar su autonomía de Irak

Edición Impresa

El presidente del Gobierno en Bagdad descartó el uso de la fuerza e inició una estrategia de aislamiento internacional a la región.

Bagdad - Más del 92% de los votantes optó por el "Sí" en el referéndum de independencia del Kurdistán, informaron las autoridades electorales de la región, mientras el primer ministro iraquí, Haidar al Abadi, exigió que se anule la consulta y prometió mantener al país unido sin recurrir a la fuerza.

Pese al gran apoyo al "Sí", el resultado del referéndum no es vinculante ni contempla una independencia inmediata, pero de todos modos disparó las tensiones de larga data con Bagdad, que como respuesta promovió, con incipiente éxito, un bloqueo de vuelos hacia y desde el Kurdistán.

Tanto Irak como sus vecinos, juntos con casi toda la comunidad internacional, se oponen a modificar las fronteras del país árabe, y algunas de las aerolíneas más importantes de Medio Oriente anunciaron que hoy que dejarán de operar en ese territorio.

El presidente de la Comisión Electoral de la región autónoma, Hendrin Mohammed, anunció los resultados de la consulta del lunes pasado en una conferencia de prensa en la que precisó que la opción de la independencia se impuso con un 92,73% de respaldo y que la participación fue de más del 72%.

La votación se celebró en las tres provincias del Kurdistán iraquí y en algunos territorios en disputa controlados por los kurdos pero reclamados por Bagdad. Mohammed dijo que el recuento de los votos se llevó a término y que los resultados serán considerados definitivos cuando sean confirmados por el Tribunal de Apelaciones del Kurdistán, pero no detalló la fecha.

Agregó que el proceso "se desarrolló con éxito y sin problemas o irregularidades" y que los observadores internacionales que acudieron a supervisar la consulta fueron testigos de ello. Ahora, estiman analistas, los kurdos se fortalecieron y podrán exigir mayor autonomía del Gobierno central.

En Bagdad, el Parlamento iraquí, controlado por la mayoría árabe del país, aprobó una resolución no vinculante que autoriza al primer ministro Haidar Al Abadi, a desplegar tropas en los territorios en disputa, pero el premier dijo que no quiere "una lucha entre iraquíes".

Al intervenir ante los diputados, el chiita al Abadi dijo que era preferible "hacer que la región kurda respete la autoridad federal con el poder de la Constitución".

En la resolución, el Parlamento llamó al gobierno a que no acepte un diálogo con el Kurdistán hasta que anule los resultados del referéndum y que lleve a sus organizadores ante la Justicia, entre ellos al presidente kurdo, Masud Barzani.

Las aerolíneas de bandera del Líbano y Jordania, Middle East Airlines y Royal Jordanian, respectivamente, más la egipcia EgyptAir anunciaron que cumplirán con la directiva iraquí y cancelarán todos sus vuelos.

Agencias EFE, AFP y ANSA

Dejá tu comentario