Traspié de Weinberg reavivó merodeo de fiscales por Procuración

Edición Impresa

Pese a que el Gobierno no retiró su pliego luego de que se postergara su discusión en el Senado, un grupo de Comodoro Py retomó conversaciones tras haber sido desairados por Macri. Interna por la causa de los cuadernos.

"Le están midiendo el aceite al Presidente". La metáfora la utilizó un alto funcionario del Gobierno para graficar lo ocurrido la semana pasada con el tire y afloje que derivó en el congelamiento de la discusión en el Senado del pliego de Inés Weinberg de Roca como futura Procuradora General. Nadie da por caída su postulación porque el Poder Ejecutivo todavía no puso en sus planes retirar la nominación. Pero el panorama general muestra un camino lleno de obstáculos en la negociación con el PJ que tiene como prioridad el Presupuesto. De todas formas, en "Argentina 2" por lo ilusorio del escenario-, la señal de stand by alimentó las esperanzas de un puñado de fiscales que habían quedado desairados con la elección de Mauricio Macri de la candidata, a contramano de los consejos de la mesa judicial del PRO y del sector peronista que acercó nombres de consenso. Varios de ellos, con la noticia de la postergación del dictamen, volvieron a merodear con la intención de revalorizar su cotización, en caso de un movimiento de fichas.

"Si Macri no pudo asegurar todavía su reelección, ¿Por qué le entregaríamos un Procurador?", se preguntó un senador del PJ ante la suspensión de la reunión de la Comisión de Acuerdos prevista para el miércoles pasado. Sabido era que la decisión de Macri de encaramar a Weinberg de Roca iba a ser "costosa" para el oficialismo, dado que no satisfizo a ninguno de los nombres que se barajaban, y que podrían haber entregado a Comodoro Py por primera vez la jefatura de todos los fiscales. Los senadores pusieron en la balanza que ninguno de los cargos en disputa para el canje habían sido todavía puestos en discusión seria: vocalía en la estratégica Cámara Nacional Electoral, Defensor del Pueblo, juzgados del interior del país (posiblemente freezados ante el recorte presupuestario que se había calculado en $300 millones extra) y directorio del Banco Central siguen sin definición. Para colmo, a los integrantes de la comisión que preside Rodolfo Urtubey uno de los desairados- no los terminó de convencer el último tramo de la exposición de Weinberg de Roca ante preguntas simples sobre el Ministerio Público Fiscal que hizo Miguel Ángel Pichetto durante su audiencia ante el Senado.

El traspié de la jueza del Tribunal Superior de Justicia porteño reactivó de inmediato a la "Línea Boca". Fiscales como Raúl Pleé uno de los que más chances sumaba entre el PJ, el Gobierno y la corporación de "federales"- vio reverdecer su oportunidad de tener luz verde. Lejos del pelotón con más oportunidades, José María Campagnoli bancado por los "lilitos"- también inició el precalentamiento. Pero a la lista que se alistaba antes de que Macri pateara el tablero con su candidata "in péctore", se sumó Carlos Rívolo (titular de la Asociación de Fiscales) y uno de los protagonistas del último mes en los tribunales de Retiro con la resonante causa de los cuadernos del exchofer Oscar Centeno: Carlos Stornelli. Este último, también alineado con el sector que tributa en Boca Juniors como principal respaldo. Varios creyeron leer entre líneas una movida interna de ese grupo en el paper que le llegó a manos de los senadores con información que relacionaría a un hijo de Eduardo Roca esposo de la candidata- con el financista ligado a los Kirchner, Ernesto Clarens. "¿Cómo se filtró que habrían mantenido negocios juntos y que eran amigos, si no se conocía detalle de la declaración de arrepentido del financista?", se preguntaron en tribunales. De hecho, lo único que trascendió es que Clarens no alcanzó las expectativas que tenía Claudio Bonadio sobre los alcances de su declaración como colaborador y que Stornelli (en un giro a su postura inicial) pidió romper su acuerdo y ordenar su inmediata detención, algo que el juez accionará en las próximas horas. Para Weinberg, la mácula de unir su postulación al escándalo por sobornos, aunque de manera indirecta, tiene el sello de la "Línea Boca".

Otro que se sumó a la pelea fue Guillermo Marijuan pero jugando la individual- y adoptó una medida que hizo ruido, en el marco de la causa principal por la usina de Río Turbio: no sólo pidió la detención de un puñado de exfuncionarios ligados a Planificación Federal y del exgobernador de Santa Cruz Daniel Peralta. Pidió que volviera a prisión el primer excarcelado tras su arrepentimiento en los cuadernos, el ex Isolux Juan Carlos De Goycoechea.

Dejá tu comentario