17 de octubre 2022 - 00:00

UCR acomoda interna bonaerense y pone ahora el foco en la unidad

Las diferentes líneas del radicalismo en la Provincia acordaron no confrontar en las elecciones partidarias y armaron lista única en la previa de las elecciones generales.

Maxi Abad
Maxi Abad

El radicalismo bonaerense selló en las últimas horas la unidad partidaria y, de esa manera, evitó ir a una interna que, para los ojos de los de adentro y también los de afuera, hubiese sido perjudicial de cara a lo que serán los comicios generales del 2023.

De esta manera, el presidente de la UCR y titular de la banca de Juntos en la Cámara baja, Maxi Abad, continuará al frente del partido a nivel provincial con la venia de quien fuera su principal contendiente, el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, y del senador nacional, Martín Lousteau.

Se trata, en concreto, de un paso clave para poder empezar a darle forma al reclamo que se hacen desde las bases: poder contar con un candidato propio a nivel provincial para dar la contienda interna ante el PRO.

Y es que los intendentes, sobre todo, ven que el partido amarillo cuenta con una ventaja en el posicionamiento de los aspirantes para intentar reemplazar a Axel Kicillof. Y consideran que se está perdiendo tiempo. Sin embargo, la posibilidad de que se eliminen las PASO marco dos nuevos escenarios en los que el radicalismo bonaerense se sentiría cómodo por más que se diga otra cosa: la posibilidad de estirar la definición y la consecuencia de una fórmula cruzada.

La lista de unidad con la que el radicalismo firmó la continuidad de la fórmula Abad y la senadora bonaerense, Érica Revilla. “Son momentos muy importantes para el radicalismo. No solo por fuerza y unidad. Tenemos vocación de poder y eso es muy valioso por los momentos difíciles que estamos transitando en no tener un punto claro como país. Es duro ver involucionar a la provincia y ahora el radicalismo se viene con todo”, asegura Revilla en diálogo con Ámbito.

A favor del possismo queda que el jefe comunal pasará a ser delegado del comité nacional, Mientras que la composición interna en la provincia seguirá igual: 14 delegados para el oficialismo de Adelante Radicales, 5 para Protagonismo Radical (possismo) y 5 para Evolución (la línea de Lousteau).

Eso sí, la unidad no fue simple. Y desde todos los sectores dejan en claro que el diputado nacional Facundo Manes fue el principal propulsor para lograr el cometido. Algo que terminó de concretarse tras la arremetida del PRO en su contra tras las declaraciones vertidas por el neurocientífico en relación al gobierno del expresidente Mauricio Macri, al que tildó de populismo institucional.

Reacciones

El acercamiento del radicalismo fue muy celebrado debido a lo que fue la fuerte puja de 2021, cuando tras los resultados de la interna entre Abad y la alianza de Posse y Lousteau, quedó un tendal de heridos.

Cabe recordar que el ahora presidente del partido llegaba con la intención de continuar con la línea que el exvicegobernador Daniel Salvador le había imprimido al comité bonaerense durante los años de gobierno de Cambiemos. Algo muy cuestionado desde el possismo quien entonces aseguraba que la UCR era servil al PRO.

El resultado arrojó una diferencia mínima a favor del diputado bonaerense y lo que vino después fue una serie de acusaciones con presentaciones judiciales de por medio. Al parecer, todo quedó en el pasado.

Dejá tu comentario