Un cáliz de plata nacional con la imagen de la Virgen

Edición Impresa

Sentado en su estudio taller de San Telmo, lápiz en mano, el maestro orfebre Juan Carlos Pallarols va trazando, bocetando o bien dando forma a una de sus creaciones más sentidas: el cáliz que le entregará en nombre de los argentinos a su amigo "el papa Jorge".

sabe que ésta no es una pieza más de sus tantas maravillas, las que lo condecoran como uno de los mejores plateros del mundo. Ésta es especial. "Es un regalo particular, es para un amigo, para un hombre de bien, pero no es un regalo mío; es de todo el pueblo argentino", resalta aún emocionado por la no ticia.

diferencia de muchos grandes objetos históricos que hicieron él y su familia orfebre, éste tiene una particularidad, la sencillez. "Es un cáliz simple, tiene la sencillez de Bergoglio", resalta. En su momento, el artista hizo un cáliz para Benedicto XVI con la ayuda del propio Jorge Bergoglio y ambos se lo entregaron en mano a Ratzinger a pocos meses de su asunción.

"Cuando hablábamos de cómo hacer el cáliz para Benedicto XVI él daba su opinión y yo trato de rescatar eso para esta nueva obra", recuerda.

Y agrega: "Va a ser simple, va a tener la Virgen de Luján y la Virgen Desatanudos ya que la primera imagen de la Virgen Desatanudos la trajo él al país y yo fui el encargado de hacer el relieve en plata; también tendrá símbolos jesuitas y motivos argentinos. Y va a ser de plata, el material que más representa y de donde toma el nombre nuestro país".

el cáliz de Benedicto XVI, el artista recorrió varios puntos de la Argentina y permitió que miles de fieles den un golpe de maza sobre la plata a modo de que los argentinos puedan "intervenir" en la obra.

Esta vez el proceso será similar. "La pieza se empezó a trabajar aquí en la Argentina, pero en los próximos días vamos a exponerlo en la entrada del Vaticano custodiado por la Guardia Suiza y la gente podrá dejar su marca; también irá a Barcelona ya que estoy trabajando para el cáliz de la Sagrada Familia por encargo del obispo Sistach". Lluis Martínez Sistach fue uno de los cardenales cercanos a Bergoglio que participó de su elección en el reciente cónclave en la Capilla Sixtina.

no es el único objeto que Pallarols llevará a Roma en sus manos. Es que desde hace cuatro meses trabaja en la muestra "Argentina: el gaucho, arte y fe" bajo la curación de Roberto Vega que tendrá lugar desde mayo en una de las galerías de Museos Vaticanos. Allí expondrá unas 120 piezas de platería entre objetos de la fe cristiana, mates y otros tradicionales de nuestro país. Entre risas y con respeto por lo designado "desde arriba" cuenta: "Cuando empezamos a trabajar en la exposición que montaremos en la Santa Sede dijimos: '¿No será una señal de que el papa va a ser Bergoglio?' y mirá vos, fue Bergoglio".

el cáliz de Benedicto y ahora el de Francisco no serán las únicas piezas del artista que atesora el Vaticano. A Juan Pablo II le envió en una ocasión un espejo con marco de plata y cuenta: "Una vez durante su papado me llamaron del Vaticano y me dijeron que su Santidad consideraba que el espejo es una verdadera obra de arte y que lo había colocado en el baño de su recámara para afeitarse todos los días y la verdad no lo podía creer", recuerda.

Éste no será un objeto más; en algún punto de su proceso creativo su pasión de artista se confundirá con el amor por su amigo papa, ése con el que compartía un mate de calabaza con virola de plata que él mismo le regaló y con el que comía fideos con oliva y ajo. Esos recuerdos quedarán impregnados en el noble "argento" que tomará forma de cáliz y que será parte de la liturgia de este padre jesuita que se muda de Buenos Aires a Roma para el mundo.

Dejá tu comentario