Un “cisne” ruinoso

Edición Impresa

En la serie de comentarios iniciados el lunes no estamos analizando el "proceso de desvalorización del peso", sino de manera puntual la caída extraordinaria del jueves pasado. Comentábamos ayer el llamativo bajo volumen de intervención del Banco Central y su paso al costado frente a la última operación de aquella rueda, que bajo el beneplácito oficial habría impulsado el cierre en más de 3%. Esto encontraría alguna explicación en los dichos del MinFin del viernes que "El movimiento del dólar no nos agarró desprevenidos" y los posteriores del jefe de asesores de Hacienda respecto a la acción coordinada del Ejecutivo con el Central, lo que nos pone en la incómoda situación de no poder descartar cierta intencionalidad de parte del Gobierno en dejar que el billete "volara". Fuese así o no, la idea de "recalentar" el cierre con una operación marginal, si bien riesgosa, presentaba dos puntos a favor. Desde lo financiero habría permitido al Central "asegurar" un arranque bajista del dólar al día siguiente buscando junto al paquete de medidas ya conocidas revertir las expectativas de los inversores. Desde lo político, generaba un estado de incertidumbre financiera que permitiría abroquelar las corrientes políticas más moderadas en torno a la reforma al Mercado de Capitales (el vienes Luis Caputo pidió explícitamente y la oposición en el Congreso manifestó "en un gesto de apoyo a la gobernabilidad" su acuerdo para convertirla hoy en ley). Si bien el Gobierno se atribuía el viernes un doble éxito, la pregunta a hacerse era por qué con semejante "paquetazo" el billete no había bajado más. Seguimos mañana. En paralelo con el peso que se derrumbaba a más de $23 por dólar, el Merval arrancó la mañana desplomándose 5,27% poco después de mediodía. De ahí algunos rumores confirmados cuando hacia la una de la tarde el Presidente anunciaba que recurriría al FMI, apuntalaron las acciones acotando la merma media hora después a 0,26%. Al cierre, con un "billete" en $23 y el renacer de la desconfianza, el Merval cerraba 4,49% abajo en 26.276,52 puntos, un valor superado en dólares el 18/10/16. Nuevamente lo peor en los papeles puros locales (el M.AR -4,72%). El volumen, $2.153,6 millones (con 21 alzas, 6 sin cambio y 63 mermas) dejó un tufo a mucho juego "de aire". Lo peor Holcim (-12,92%), Agrometal (-12,17%) y Gas Cuyana (-11,66%). Lo mejor: Petrobras Brasil (1,74%), Tenaris (1,71%) y G. Supervielle (0,37%).

Dejá tu comentario