1 de septiembre 2009 - 00:00

Un “cuento chino” que la baja fue por China

Un “cuento chino” que la baja fue por China
Por lo exótico suena lindo, así que supongamos por minuto que la baja del lunes la disparó el desplome (6,7%) de las acciones en China. Primera pregunta: ¿por qué bajaron las acciones chinas? Esto es simple, porque se teme que la recuperación económica se frene. ¿Por qué? Por los comentarios del Gobierno amenazando con controlar la sobrecapacidad en varias industrias y el temor a que se cierre el chorro de préstamos que viene inyectando el Estado. ¿Y esto por qué? Porque las industrias no serían capaces de exportar todo lo que están produciendo y porque el exceso de liquidez se está yendo a la especulación (la misma baja de ayer fue una prueba de esto) y comienza a irse a los precios. ¿Por qué todo esto? Sencillamente, porque la recuperación del principal socio comercial de China se está demorando y porque no existe suficiente confianza a nivel global como para que las inversiones reales sean más atractivas que las especulativas. Resumiendo, en última instancia la Bolsa de Shanghai bajó por los temores que genera la recuperación económica norteamericana. Pensar o sugerir que fue al revés es pensar que los vagones arrastran a la locomotora.

Esta mezcla de temores y realidades es entonces lo que mejor explica por qué mientras el petróleo avanzó un ligero 0,46% durante agosto (ayer retrocedió a u$s 69,82 por barril), el oro retrocedió un 0,44% y el cobre ganó un 8,05%, en tanto de los cuatro indicadores principales del mercado, el Dow fue el que más avanzó al ganar un 3,54% (ayer cedió un 0,5% para quedar en 9.496,28 puntos). Hoy comienza setiembre, históricamente el peor mes del año para la inversión bursátil, promediando un retroceso del 1,1% desde 1900. No es para preocuparse, pero sí para estar atentos.

Dejá tu comentario