Un gabinete heterogéneo que no asegura unidad de acción

Edición Impresa

Lima - El flamante presidente del Perú, Ollanta Humala, le tomó ayer juramento a un gabinete ministerial compuesto por gente de diversa procedencia ideológica, lo que para algunos refleja su eclecticismo y para otros su confusión programática.

Esa heterogeneidad está resumida en Miguel Castilla, un liberal ortodoxo que será ministro de Economía, y Aída García Naranjo, socialista de amplia trayectoria que estará en la cartera de la Mujer.

«Tendremos que romperle el codo» a Castilla, advirtió ya García Naranjo, en referencia a los esfuerzos que tendrá que hacer para que su colega, de quien se dice que se opone a todo gasto que considere evitable, apoye los programas sociales prometidos.

El Consejo de Ministros está presidido por Salomón Lerner Ghitis, acaudalado empresario que ocupó cargos menores en gobiernos de diverso signo y se ha convertido en uno de los principales líderes de la alianza oficialista Gana Perú (GP), al margen de que algunos digan que eso lo alcanzó con la gruesa billetera que financió la campaña.

Garantía

Pero la designación de Lerner Ghitis ha sido en general bien recibida, pues tiene amigos en todos los sectores y es una de las personas políticamente más próximas a Humala, junto con la primera dama, Nadine Heredia, y el presidente del Congreso, Daniel Abugattás, lo que garantiza coherencia.

Pero el mandatario y su jefe de Gabinete tendrán que maniobrar con tino, según los analistas, para mantener unido a un equipo variopinto, que de paso refleja el recorrido ideológico del nuevo jefe de Es-tado.

Humala, que antes generaba pánico en los gremios empresariales, tendrá como ministros de Agricultura a Miguel Caillaux y de Comercio a José Luis Silva, connotados líderes de los ganaderos y los exportadores, respectivamente.

El sociólogo y periodista Rafael Roncagliolo, de ideas izquierdistas, aunque no militante, es el ministro del Exterior, designación de buen recibo por su trayectoria personal y su conocimiento de la geopolítica, al margen de que no sea diplomático de carrera.

Otras designaciones elogiadas con unanimidad son las del constitucionalista Francisco Eguiguren en Justicia y la del experto Carlos Herrera Descalzi en Energía, pues se trata de profesionales de sólida formación y reconocidos por todos los sectores.

El partido Perú Posible, del expresidente Alejandro Toledo, estará en Defensa con el general en retiro y parlamentario Daniel Mora y en Vivienda con Rudecindo Vega. También son próximos a ese partido el titular de Vivienda, René Cornejo, y el de Producción, Kurt Burneo, este último artífice de la moderación del programa de GP para la segunda vuelta.

Otros dos ministros tienen trayectoria internacional, pero ajena a la política: Susana Baca, una de las principales cantantes del país y ganadora de premios como el Gramy Latino, estará en Cultura, mientras el urólogo Alberto Tejada, a quien los aficionados recuerdan como árbitro de fútbol en la década de 1990, manejará el sector Salud.

Amigo personal

Humala también recurrió a cuotas personales: el que fue su instructor cuando cadete, Óscar Valdés, es ministro del Interior, y un muy cercano amigo personal, el empresario Carlos Paredes, estará en Transportes. El gabinete lo completa el exviceministro de Energía Ricardo Giesecke en Ambiente.

El presidente, que se inició en política con ideas de izquierda nacionalista radical, ha cambiado en los últimos meses y ha aceptado el modelo macroeconómico vigente, del que antes renegaba. Pero eso, dice, sin arriar las banderas de inclusión social y cambio. Para el exministro Alfredo Ferrero, el éxito dependerá de que pueda conjugar adecuadamente los dos aspectos.

Agencia DPA

Dejá tu comentario