Un pésimo comienzo

Edición Impresa

Ensayando Shanghai una laboriosa rueda de rebote, que no aportó más que una meseta después de una caída a pique, la «guadaña» se dedicó a pasar por mercados occidentales y el corte se hizo sentir en los índices generales. Para ser primera rueda de setiembre, un arranque preocupante y donde el epicentro volvió a resultar el ambiente de Wall Street. Mercado que terminó sin poder ensayar recortes al plano inclinado y el Dow Jones acusando una merma que equivalió a tres cuartas partes de lo que pudo producir a lo largo de agosto. Culminando lo suyo en zona del 2% de rebaja -para ellos, muchísimo- no le pegó de lleno al Bovespa, que alcanzó a ponerse de perfil y cerrar sus cuentas a sólo la mitad: menos del 1%. No le fue tan bien a nuestros indicadores, que se terminaron por colocar a la misma altura que el Dow y partiendo del 2,14% de baja en el Merval clásico.

Ya no hubo diferencias entre nómina local, o la completa, apenas el indicador Bolsa -nivel general- se situó más amortiguado: con el 1,75% de recorte. Diferencias contundentes, sólo con 13 alzas por 48 plazas en descenso, el mínimo del día se reconoció en 1.735 puntos (cerca de perforar el piso).

Los negocios no ejercieron la debida contracción defensiva, oferta que se movió a un ritmo de $ 55 millones de efectivo y siguió entregando posiciones aun con precios en descenso. Hubo algunas caídas fuertes, entre un 6% y un 9%, aunque no entre las líderes de negocios. Rueda donde existió una poda generalizada en la nómina, acaso sorpresiva por lo intenso. La de hoy puede ser rueda clave para definir la semana y perfilar el mes.

La Bolsa, en invierno.

Dejá tu comentario