27 de enero 2011 - 00:00

Un revés al talento

«Esta vez, y de manera definitiva, cierro un capítulo increíble de mi vida», explicó Henin, que conquistó cuatro Roland Garros, dos US Open, un Abierto de Australia y una Medalla de Oro en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004.
«Esta vez, y de manera definitiva, cierro un capítulo increíble de mi vida», explicó Henin, que conquistó cuatro Roland Garros, dos US Open, un Abierto de Australia y una Medalla de Oro en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004.
La ex número uno del mundo Justine Henin decidió retirarse del tenis por segunda vez, luego que los médicos le recomendaron poner fin a su carrera a raíz de una lesión crónica en el codo derecho. La belga, de 28 años, campeona de siete torneos del Grand Slam, se convirtió en la primera mujer en retirarse mientras ocupaba el primer puesto del ranking mundial en mayo de 2008, pero retornó a la actividad el año pasado. Henin alcanzó la final del Abierto de Australia 2010 pocas semanas después de haber vuelto a la acción y perdió con la estadounidense Serena Williams, pero este año sufrió una dolorosa eliminación en Melbourne al caer en tercera ronda contra la rusa Svetlana Kuznetsova.

«Desafortunadamente no tengo buenas noticias», declaró ayer en su página de internet Henin, quien ganó un total de 43 títulos y 20 millones de dólares en premios, luego de que su portavoz confirmó su retiro. «Pasé los últimos días realizándome varios exámenes médicos y me confirmaron que mi codo se dañó en mi aventura en Australia», agregó. La nacida en Lieja mostró su dolor, pero explicó su decisión. «Después de considerarlo bien y seguir el consejo de los doctores, está claro y acepto que mi carrera termine. Aunque sea muy difícil, dado que volví con un tremendo espíritu de lucha», manifestó.

El clásico y delicado estilo de Henin seguramente se extrañará en el circuito femenino, y la presidenta de la WTA, Stacey Allaster, rápidamente elogió su contribución al deporte. «Justine (Henin) quedará como una de las deportistas grandes de su era», remarcó la titular del ente rector del tenis femenino en un comunicado. «Ella fue una increíble embajadora para el tenis femenino dentro y fuera de la cancha, y su espíritu de lucha, su tremendo coraje y sus éxitos capturaron las mentes y los corazones de millones de aficionados en todo el mundo», añadió.

La lesión del codo derecho se remonta a la edición 2010 de Wimbledon, el único Grand Slam que le fue esquivo, cuando se dañó los tendones en la cuarta ronda, ante su compatriota Kim Clijsters y la obligó a perderse el resto de la temporada.

Dejá tu comentario