Una despedida breve y discreta

Edición Impresa

La ceremonia de clausura del Mundial de Brasil 2014 tuvo un desarrollo breve y sencillo en el estadio Maracaná, en el que las banderas de Argentina y Alemania, protagonistas minutos después de la final, tuvieron un lugar preponderante mientras actuaron artistas internacionales de primer nivel.

Fueron 18 minutos de fiesta, tal como se había previsto, en los que las insignias patrias de los dos finalistas del Mundial llamaron la atención sobre el resto siendo llevadas por dos portabanderas de las Escolas do Samba de Río de Janeiro, las comparsas que desfilan año a año en el carnaval más famoso del planeta.

Primero bailaron alrededor de una bandera dorada que representaba la Copa del Mundo y después se ubicaron a un costado de los artistas, como la colombiana Shakira, el mexicano Carlos Santana y la local Ivete Sangalo, siendo rodeadas por bailarinas vestidas del mismo color que el trofeo más añorado del fútbol.

Los primeros en presentarse fueron Santana, el rapero haitiano Wyclef Jean y el local Alexandre Pires que cantaron "Dar um Jeito", uno de los temas oficiales del certamen, que fue entonado en la ceremonia de inauguración por la estadounidense Jennifer López. Luego, Shakira interpretó junto al bahiano Carlinhos Brown la canción "La la la" para culminar con Ivete Sangalo.

Dejá tu comentario