Una rueda “chiquita”

Edición Impresa

Venimos "quejándonos" sobre lo magro del volumen negociado en acciones, que achacamos básicamente al desinterés de los inversores por "tomar riesgo" o a que estén apuntando sus inversiones hacia la "tasa". En este sentido casi debiéramos alegrarnos, porque se trata de un hecho "normal", que como en la fábula de la liebre y la tortuga, eventualmente verá a lo bursátil superar los rindes bancarios, cuando estos "se duerman". Si bien lo negociado ayer en acciones, $ 184 millones ($164 si restamos una acción del Merval), resultó 27% mayor a lo del viernes, fue de todas formas un 10% inferior al promedio diario para lo que va del mes y un 15% para lo que va de 2016 (en una semana "corta" como ésta, sin signos de que muchos hayan aprovechado para "irse afuera", podría haberse supuesto volúmenes crecientes). Si se quiere, la buena nueva fue el número de papeles negociados, con 35 alzas, frente a 9 sin cambio y 38 bajas, el mayor desde el 4 de este mes. En una jornada en que el petróleo continuó su camino alcista, pero de manera más calma que las anteriores (trepó 1,2% a 39,91por barril), no sorprende que las petroleras tuvieran una jornada alcista, ni que Petrobras Brasil e YPF ganaran respectivamente 1,99% y 1,51%. Lo que sí es algo fuera de lo común es que con magnitudes tan acotadas estas dos fueran las estrellas, tanto en porcentuales como por su aporte neto al 0,24% que ganó el Merval al cerrar en 12.937,97 puntos (si bien Tenaris retrocedió 0,94%, el sector impulsó un 0,53% arriba a la cartera teórica). En un sentido contrario, lo peor le tocó a Edenor, retrocediendo 2,54%, seguida por el -1.45% de Siderar (Aluar trepó 1,44%) y el -0,96% del B. Francés. En otro orden, no podemos sino felicitar a la Comisión Nacional de Valores por volver al buen camino de los reguladores internacionales, abandonando lo que "no sabe" , para concentrarse en su tarea específica.

Dejá tu comentario