Una tímida suba

Edición Impresa

Días atrás escuchábamos a uno de los comunicadores financieros más gravitantes, explicarnos cómo la suba de la tasa de referencia de la Reserva Federal había sido uno de los principales factores en el derrumbe de nuestra plaza, citando como prueba la seguidilla de crisis vividas en los mercados emergentes durante las últimas cuatro décadas. Si bien el listado es largo: Crisis de la deuda Latinoamericana (ago. 1982), Lunes Negro (oct. 1987), Crisis Asiática (Jul. 1997), Crisis Rusa (Ago. 1998), LTCM (Sep. 1998), Dot.com (Mar. 2000), Tequila (Dic. 1994), Gran Crisis (Oct. 2007), Eurocrisis (Abr. 2010), solo podemos asociar dos de estos episodios a un proceso de suba de tasas: la crisis latina de 1982 y el Tequila de 1994, dándose los otros siete en tiempos en que la Fed relajaba el costo del dinero. Claro que en los dos de marras estamos hablando de mercados con una combinación casi nefasta: un incremento explosivo de la deuda externa, déficits de cuenta corriente y monedas atadas al dólar (cualquier similitud con la actual crisis argentina no es coincidencia). Lo que nuestro amigo no parece ver es que la correlación de los movimientos entre los mercados emergentes (índice MSCI, variación mensual) y los fed funds, en realidad es nula (0.86%) y en todo caso directa, es decir que cuando sube la tasa los mercados emergentes tienden también a hacerlo y viceversa. Dejando de lado la explicación, lo concreto es que la idea de culpar a la suba de la tasa por nuestras desgracias no es más que una de las tantas excusas del Gobierno y sus amanuenses para no enfrentar sus pecados. Pasando a la rueda, casi podríamos decir que tuvo dos capítulos, el primero hasta cerca de las dos de la tarde cuando casi todo parecía dicho en los primeros 10 minutos de operaciones (suba de 1.15%) y el segundo cuando un tímido optimismo vinculable a la firmeza de los bonos (la tasa de riesgo-país retrocedió 5.5% a 700 puntos) realimentó las presiones alcistas llevando el Merval a cerrar 1.99% arriba (como suba, la más acotada desde el 29 de agosto) en 29744.67 puntos. Tímido optimismo porque el operado se achico a $833 millones (partidos en 53 alzas, 14 papeles sin cambio y 24 mermas), esto es 12% menos que el martes y 8% abajo del diario del año. Ejes de la rueda fueron el Macro (2.47%) con $246 millones, el Galicia (1.94%) con $156 millones y el Supervielle (2.05%) con $69 millones. En el podio líder Ternium (5.09%), Telecom (4.27%) y Petrobras Brasil (4.24%) , en el antipodio Aluar (-1.24%), ByMA (-0.69%) y comercial del Plata (-0.24%).

Dejá tu comentario