Uno más y la sangría no para

Edición Impresa

Wall Street tuvo una jornada de altibajos permanentes y al finalizar la rueda los tres índices de referencia de la Bolsa de Nueva York quedaron con números negativos. Si bien la jornada pintaba positiva en el inicio de la negociación, tras conocerse buenos datos sobre la inflación y el cese del secretario de Estado de EE.UU., Rex Tillerson, promediando la rueda los inversores se decantaron por las ventas.

En este contexto de no estar seguros de quiénes serán los funcionarios que manejan el Estado la próxima jornada, el índice Dow Jones de Industriales finalizó en 25.007,03 bajando el 0,68%, el S&P500 se situó en los 2.765,31 puntos perdiendo el 0,64% y el Nasdaq Composite depreciándose el 1,02% llegó a los 7.511,01 puntos.

Por su parte, a las Bolsas europeas no les fue mejor y sus principales referentes también finalizaron en negativo: Londres perdió 1%, Fráncfort 1,59%, París 0,64% y Madrid 0,37% .

A sólo un año para el Brexit. Las empresas alemanas solicitaron que Reino Unido acuerde la semana que viene un grado intermedio de transición en su divorcio con la Unión Europea: "Exigimos una decisión básica sobre esto desde la UE y el Gobierno británico en la reunión del Consejo Europeo. De lo contrario, algunas compañías se verán forzadas a implementar planes de emergencia para el peor de los escenarios, algo que nadie desea y que perjudicaría a todo el mundo", dijo Joachim Lang, director general de la organización gremial de los industriales BDI.

Las empresas alemanas preferirían una forma intensa de integración entre Reino Unido y la UE después del Brexit, dijo esta asociación. En un escenario ideal, Reino Unido permanecería en la unión aduanera y el mercado único manifestó BDI, opciones que el Gobierno británico viene rechazando.

Las compañías alemanas todavía se preparan para el abanico de efectos que podrían tener las negociaciones entre Reino Unido y la UE, incluido el escenario de un denominado Brexit "duro" en el que no se llegue a ningún acuerdo, dijo Lang, que agrego que la próxima cumbre de la UE sería decisiva y concluyo manifestando:

"Nuestras empresas necesitan previsibilidad. Ahora existe una oportunidad de reducir la incertidumbre para las compañías de ambos lados del canal".

Dejá tu comentario