16 de septiembre 2009 - 00:00

Valor declaró que fue tomado como rehén

El «Gordo» Valor declaró ayer que, en el momento en el que lo detuvieron, estaba secuestrado por delincuentes que le querían robar el auto y lo tenían amenazado.
El «Gordo» Valor declaró ayer que, en el momento en el que lo detuvieron, estaba secuestrado por delincuentes que le querían robar el auto y lo tenían amenazado.
Luis el «Gordo» Valor no deja de sorprender con sus declaraciones. Ayer aseguró que el día que la Policía lo detuvo tras una persecución y un tiroteo dentro de un country en la localidad bonaerense de Pablo Nogués, había sido tomado de rehén en su propio auto por un delincuente que lo tenía amenazado.

«Estoy detenido por ser el Gordo Valor. Pero ese día yo era víctima de un robo y estaba secuestrado por un delincuente», sostuvo Valor en la mañana de ayer durante su indagatoria frente a la fiscal de la causa, según comentó su abogado defensor Cristian Fernández Vargas. Ésta es la primera vez que Valor da su versión de los hechos ante la fiscal de Malvinas Argentinas, Valeria Álvarez, ya que en su primera indagatoria, se había negado a hacerlo.

Relato

En la declaración, que se extendió durante cuatro horas en las fiscalías de la localidad de Los Polvorines, Valor explicó que el 31 de julio venía manejando el Peugeot 206 y fue interceptado por delincuentes a unas 10 cuadras de Panamericana y Henry Ford, en General Pacheco. «Valor contó que fue abordado por dos autos, uno que se le puso adelante y parecía un Fiat Palio y otro por detrás que sería un Renault Clío bordó», contó Fernández Vargas, quien en todo momento asistió a su cliente en la ampliación de su indagatoria.

Según la declaración de Valor, del Palio bajaron dos hombres que le exigieron la entrega del auto, algo a lo que el mítico ladrón de bancos se negó categóricamente. «El auto no lo entrego, es de la familia», afirmó ayer que les dijo en ese momento, y uno de los ladrones se le sentó en el asiento del acompañante y otro cargó el baúl de su auto con algunos objetos. Agregó que uno de los delincuentes le dio la instrucción a su cómplice que lo llevara de rehén y que se encontrarían «en el depósito».

En ese contexto fue que, según su versión, se cruzó de frente con un patrullero y él miró fijo a uno de los policías.

Según Valor, el cruce de miradas fue lo que seguramente le llamó la atención a los policías que allí iniciaron la persecución, algo que coincide con lo declarado por uno de los policías, Cristian Villaverde, quien afirmó en el expediente que en un primer momento pensó que el conductor lo hacía privado de la libertad.

Cuando la fiscal Álvarez le preguntó por qué no entregó el auto desde el principio o por qué no detuvo la marcha cuando se acercó la Policía, Valor aseguró que no quería perder el auto y que estaba amenazado. «Le toca a todo el mundo. Asaltan a políticos y a famosos ¿por qué no le va a tocar al `Gordo` Valor», se preguntó su abogado.

Por último, Valor explicó que una vez que ingresó a toda velocidad al Olivos Golf Country de Pablo Nogués seguido por varios patrulleros chocó a propósito contra el árbol para que la persecución terminara.

Dejá tu comentario