Vidal: nueva oferta a docentes el lunes

Edición Impresa

El Gobierno convocó ayer a la coalición de gremios, con el clima enrarecido por la adhesión al paro nacional del martes.

Transcurrido ya el intempestivo paro nacional docente del pasado martes -el noveno, y que volvió a enrarecer el aire-, la gobernadora María Eugenia Vidal convocó ayer a los sindicatos de maestros bonaerenses a un nuevo round salarial, que se desarrollará el próximo lunes a las 17 en La Plata.

Con ya 15 virulentos días de huelga en el score provincial, la administración macrista elevará en esa comisión técnica salarial una oferta "superadora, con una nueva estructura", que conservará el formato de cláusula gatillo con ajuste por inflación. Pero incluirá además una "propuesta educativa integral".

La iniciativa -en la que trabajaban ayer- incluirá una mayor masa salarial (cada punto de aumento representa una inversión de $ 1.000 millones) y podría contemplar el pago de un plus por capacitación, bajo el concepto de que la mayor remuneración no debe ir atada sólo a la antigüedad.

Antes de ser oficializado el llamado oficial, los dirigentes de SUTEBA, FEB, UDA, SADOP, AMET y UDOCBA salieron a marcarle ayer la cancha a Vidal y enfatizaron que "en el 2016 el Gobierno planteó que la inflación estaría entre el 20 y 25% pero llegó al 41% anual".

"Este año proyectaron entre 12 y 17%, pero la inflación anual 2017 hoy se estima en más de un 25%", advirtieron, además de remarcar que "sin el recupero integral de la pérdida del poder adquisitivo salarial de 2016, los docentes estaríamos negociando salarios a la baja". En esa línea, rechazaron la oferta del 19% en cuotas. "Su aceptación significa condicionar a una importante cantidad de docentes a seguir percibiendo salarios por debajo de la línea de pobreza", dijeron.

La arenga surgió luego de que, tras la difusión el martes de la inflación de 2,4% de marzo según el INDEC, se confirmara que el porcentaje del primer trimestre escaló al 6,3%. Por ende, los estatales -que sellaron un acuerdo con Vidal con aumentos trimestrales de 4,5% con cláusula gatillo- cobrarán con los salarios de abril un 1,8% más (para llegar al 6,3%).

"Muchos docentes están lamentando el no haber cerrado un acuerdo similar al de los estatales", aseguran desde el entorno de la gobernadora.

La adhesión el martes de los gremios bonaerenses a la huelga nacional convocada por los sindicatos federales -en repudio al desalojo policial de una protesta docente en el Congreso el domingo- ensombreció los ánimos en despachos bonaerenses, desde donde leyeron que se quebró la frágil tregua instaurada hace una semana cuando los gremios definieron una continuidad de la lucha, aunque sin el llamado a paros provinciales.

"Se tensó por la actitud de querer presentar una cuestión administrativa como una represión policial, que no la hubo", evaluaron ante este diario, en referencia al tironeo con Horacio Rodríguez Larreta por la instalación de una "escuela itinerante". Un encuentro cara a cara de los docentes con Vidal quedó, así, más lejos.

En filas de Cambiemos consideran que hay voluntad "del Gobierno y de algunos gremios" de llegar a un acuerdo. Pero mantienen alto el recelo sobre el SUTEBA del preceptor kirchnerista Roberto Baradel, en medio de su pretensión de ser reelecto el 17 de mayo frente a Romina del Plá, quien busca desbancarlo con una línea aún más dura.

A fines de marzo, los sindicatos rechazaron la última oferta salarial, que contemplaba una suba del 19% en 3 cuotas ajustables por la inflación, más una suma fija de 500 pesos -para recuperar el poder adquisitivo perdido en 2016- y la propuesta de trabajar contra el ausentismo para financiar un aumento anual en el básico de 5.000 pesos.

Hasta el momento el Gobierno de Vidal descontó 4 de los 15 días de paro a los maestros que adhirieron. No habrá marcha atrás en este punto, como reclaman los gremios, y la intención del oficialismo es avanzar con la quita por el resto de las jornadas, una pretensión en rigor hoy judicializada.

Dejá tu comentario