Wall Street en un momento decisivo

Edición Impresa

La semana que pasó, si bien anormal por el feriado norteamericano, fue muy prolífica en señales técnicas y coloca a nuestra visión negativa de Wall Street en una más que importante coyuntura.

El mercado ha alcanzado la zona ideal de resistencia para detener su recuperación y producir la caída que debería extenderse todo el año 2010 que recorte gran parte o la totalidad de las ganancias desde marzo del 2009. La noticia del default de Dubai ha producido una baja de los mercados en línea; commodities, monedas y Bolsa sufrieron una caída que se reflejó el viernes. ¿Será ésta la excusa que haya golpeado la mesa para que se caigan todas las fichas del dominó?.

La regla del cambio de humor, juntamente con la tendencia del mercado, sigue trabajando a la perfección; en marzo, cuando la tendencia era bajista, el humor se encontraba con el 95% de los participantes, analistas, inversores, observadores, hablando de nuevas quiebras, de caída del capitalismo y de más y mayores bajas sin ningún piso a la vista. En dicho momento, casi en solitario pronosticamos una gran recuperación para el Dow, como mínimo a 9.650, como ideal a 10.400 puntos y como extremo a los 11.200 para el mismo año 2009. En octubre de 2008 anticipamos los pisos de las Bolsas latinoamericanas y también que iban a ser las verdaderas vedettes de esta recuperación en el 2009, en conferencia dada en Bogotá, Colombia, incluso anticipamos que la verdadera estrella iba a ser el mercado brasileño. Lo importante es decirlo cuando los participantes están exactamente mirando para otro lado, cuando el apetito a riesgo era cercano a cero y cuando el pánico y la depresión dominaban a los inversores, participantes y analistas. Decirlo desde hace dos meses, cuando la mayoría se puso bullish cuando las Bolsas centrales subieron ya un 60% y las latinoamericanas más de 120% y hasta un 150% desde los peores momentos de octubre de 2008 y marzo de 2009 no es más que reafirmar lo que la mayoría de los medios de prensa ya reflejan en sus páginas y carece de valor predictivo, y reafirma la condición de indicador líderes a los mercados financieros. En efecto, éstos son los primeros que reaccionan y producen el cambio de humor, saturándose con la euforia en los techos y con la depresión en los pisos y originando los cambios; por eso decimos que los mercados son cíclicos, con tendencias positivas y negativas, y pasan de la euforia en los techos a la depresión en los pisos.

En cursos y seminarios siempre hacemos notar el mismo patrón de comportamiento del humor social de los inversores, cómo varía del escepticismo y la depresión cerca de los pisos de los mercados, a confianza, optimismo y euforia cerca de los techos. En esta oportunidad no fue la excepción a partir de setiembre de este año, justo cuando nos volvimos cautos; ello fue cuando el objetivo mínimo del Dow fue alcanzado en 9.650 (el mercado subió un 50%), proliferaron los positivos, bullish o alcistas para los mercados de riesgo, en los últimos dos meses han emergido más y más alcistas para Wall Street, en charlas o notas nos preguntan cómo podemos estar bajistas cuando las noticias positivas empiezan a emerger, como dice Soros, el mercado descarta lo obvio y apuesta a lo inesperado. Hoy lo obvio es la recuperación, es la debilidad del dólar, es la gran recuperación de Brasil, algo que hace 6 o 9 meses se tenía como improbable o impensado, hace 6-9 meses estábamos bullish para las monedas , superbullish para las Bolsas latinoamericanas, muy bullish para Wall Street y los commodities, ahora que el humor cambió, que muchos han reconocido el cambio luego de que el mercado ha subido en ratios mensuales importantísimos, es tiempo de redoblar la apuesta de cautela y negativismo de nuestra parte.

La magia de la ciclotimia de la psicología de masas ha trabajado nuevamente como siempre; cerca de los pisos todos son bajistas, negativos y escépticos y las noticias son malas, cerca de los techos de los mercados todos son alcista o positivos y las noticias son positivas. Esto se explica porque la naturaleza humana es ser racional y buscar la explicación lógica a los mercados, gran error cuando los mismos son manejados por emociones, no razones, confianza y más confianza en los techos, negativismo y más negativismo en los pisos y esto se contagia entre la mayoría de los participantes. Ahora que el Dow subió el 62% en 9 meses, el SP500 un 67%s, las Bolsas latinoamericanas 150-180% desde los mínimos de octubre de 2009, ¿es momento de ser bullish o positivo?

Pensamiento mayoritario

La mayoría de los racionales, fundamentalistas, que analizan las noticias obviamente que le dirán que sí, es el momento. Las cosas parecen haber mejorado, es mayoritario el pensamiento de que lo peor ya pasó. El mercado desde setiembre ha subido un 8% en dos meses, esto estamos hablando de la Bolsa con la mayoría diciendo que las cosas han mejorado, el dólar no ha perforado mínimos con la libra desde agosto, y con el euro marginalmente la semana que pasó, con comentarios muy negativos acerca de la debilidad del dólar.

Toda la gente tomando créditos al 0,50 % en dólares porque está baratísimo, se endeuda en dólares y se aplica en otras monedas. Todos quieren euros, las monedas latinoamericanas, como el real, muy firmes, ¿es el fin del dólar? Esa sensación contrasta con lo que se ve, el euro se recuperó contra el dólar desde 1,23 de octubre de 2008 y febrero de 2009 a 1,5060 hasta el mes pasado un 22%, en los últimos dos meses sólo pudo crecer un 1-2% con la mayoría de la gente en contra del dólar. Es decir, la Bolsa en los últimos dos meses subió un 8%, hasta setiembre había subido casi un 60% en 6 meses, a una tasa del 10% mensual; esa tasa de crecimiento se cayó a menos de la mitad, pero los bullish o positivos han prosperado y la sensación que se ha instalado es que estamos dentro de la gran oportunidad.

El dólar perdió 1-2% contra las monedas principales en los últimos dos meses y los seis meses previos había perdido 20%. Es lo que siempre ocurre y ya lo veníamos diciendo desde reportes técnicos y de nuestras columna, la última parte de la suba pierde mucho momento técnico, el mercado empieza a crecer a tasas mucho menores o se detiene, pero gana muchos adeptos, el mercado sube marginalmente y prosperan alcistas para la Bolsa y para las monedas por doquier, con el mismo libreto racional.

Con la mayoría de los participantes largos en monedas, cortos en dólares, endeudados en dólares para aprovechar el carry o diferencial de tasas y la debilidad del mismo, largos en Bolsa para aprovechar la recuperación que están evidenciando los números de la economía, es momento de apostar por lo inesperado, o al menos cuidarse de lo inesperado. Lo inesperado sería un gran selloff en Wall Street, no un ajuste; sería una gran recuperación del dólar, no un rebote; es decir, algo más parecido a 2008 que lo que viéramos en 2009.

En posteriores artículos hablaremos del ciclo del dólar contra las monedas; en éste nuevamente nos centramos en el mercado, que se ha presentado reacio en mostrarnos el final de la recuperación. Esto es Wall Street. La semana que pasó, el Dow Jones ha alcanzado un nivel máximo de 10.495 puntos; este nivel, si bien supera marginalmente el 50% de recorte aritmético de las pérdidas desde octubre de 2007 de 14.198 hasta los mínimos de marzo de 2009 de 6.470 puntos. Ha mostrado dos precisiones asombrosas, decíamos en reportes previos que dos ondas muchas veces tienden a la igualdad en precios o en tiempos, y señalábamos que en tiempos dos semanas atrás se había cumplido esa igualdad; lo que ha hecho el mercado es obviar la igualdad de tiempos y se ha ido a la igualdad en precios. En efecto, se ha dado en los niveles conseguidos de 10.495 puntos de esta semana que pasó que la suba desde julio iniciada en 8.087 puntos ha recorrido desde julio hasta el techo de noviembre de la semana que pasó 2.408 puntos, mientras que la suba desde marzo hasta el techo de junio fue desde los 6.470 hasta los 8.878 puntos, es decir los mismos 2.408 puntos. Es decir, la suba de julio que puede ser onda C o 3 ha recorrido el mismo tamaño de la onda A o 1. Bajo nuestra visión preferida, bajista sería una onda C, además es mucho más común que la C sea igual a la A que la 3 que generalmente intenta 1,618 veces el tamaño de la onda 1.

El otro elemento técnico muy importante es que tanto el Dow como el SP500 han ido la semana que pasó a chocar con la línea de tendencia madre bajista desde 2007. Es decir, la línea que une los techos más importantes de caída del Dow y del Sp500 pasa exactamente por los niveles de 10.495 puntos y en el caso del Sp500 en niveles de 1.113 puntos. Por lo tanto, basándonos en el Dow en las relaciones de igualdad de ondas y la línea de tendencia bajista desde los máximos es que el mercado tiene la coyuntura técnica ideal para haber marcado el techo buscado en el Dow en 10.495 puntos y que desde aquí empiece un fuerte selloff para Wall Street. En el escenario más positivo este selloff debería ir a recortar sólo el 38,2% del previo avance desde julio, esto es a los 9.675 puntos, en un escenario más negativo al menos del 50% o 62% de todo lo que subió desde marzo, para ir a la zona de 8.500-7.800 puntos en el año 2010, y en un escenario de mercado bajista incompleto que planteamos, que en 2010 erosione todo el avance de 2009 para ir a buscar en 2010-2011 nuevos pisos para el bear market iniciado en 2007.

Ahora bien, qué pasaría si contrariamente a lo proyectado el mercado supera los 10.520 puntos y el SP500 los 1.120 puntos. Bueno, el mercado quebraría la línea de tendencia bajista desde 2007, siendo esto un suficiente elemento para activar stops protectivos para posiciones cortas y seguramente tanto la cobertura de cortos que están viendo la línea de tendencia como que el 62% se encuentra en niveles superiores, pueden producir un nuevo y fuerte avance hacia 11.200 puntos el objetivo extremo y 1.200-1.225 puntos en el SP500. Sin embargo, todos los elementos están alineados para que la caída de Wall Street comience precisamente desde la zona de 10.490-10.520 ya alcanzada y de la zona de 1.110-1.120 del SP500, zona también alcanzada por el segundo indicador más importante.

En el corto plazo el Dow tiene fuerte soporte en la zona de 10.250-10.171 mientras que el SP500 lo tiene en 1.080-1.070 puntos; será la perforación de ambos niveles el evento que clarificará un selloff hacia 10.000 de Dow en camino del objetivo de 9.679 puntos y de niveles de 1.021-1.000 puntos para el SP500.

Al menos es necesario que el mercado vaya a niveles de 9.670 como mínimo, idealmente a niveles de 8.500-7.800 para el Dow Jones en 2010 y potencialmente debajo de los pisos de marzo de 2009 de los 6.470 puntos, allí seguramente veremos, que volverán a cambiar las voces positivas actuales a cautas en la primera zona, negativas en la segunda y con depresión y hasta con pánico si se vuelve debajo de los mínimos de marzo de 2009.

Los motivos, aparecerán en el medio y al final del camino bajista y nuevamente el humor habrá rotado y cambiado como un péndulo... Esperemos.

Dejá tu comentario