Ambito BIZ

Efecto PASO: por el dólar récord hay parate en el mercado inmobiliario

Con la divisa estadounidense por el cielo los especialistas temen por el futuro del sector. Se paralizaron las transacciones y estiman que llegarán al nivel más bajo de operaciones de la historia. El desafío es "sobrevivir" a octubre.

El contundente resultado que dejó las elecciones PASO del último domingo y la fuerte disparada del dólar que ayer cerró en $58,33 en su segunda jornada en alza impacta de lleno en el mundo de Real Estate. Los especialistas del sector se muestran cautos y aseguran que “hay que dejar que pase la tormenta y que el dólar se acomode”. Pero lo cierto es que les preocupa “sobrevivir de cara a octubre”.

“Este resultado es un baldazo de agua fría, perjudica a todas las economías, hay que buscar la forma de sobrevivir estos próximos dos meses”, explicó preocupado Armando Pepe, presidente del Colegio Profesional Inmobiliario de la Ciudad de Buenos Aires. Como era de esperarse el dólar arrancó la jornada del lunes, post elecciones, en alza alcanzando picos de hasta $62. Luego de la intervención del Banco Central, la divisa estadounidense se estancó en $57, 10, un 23% por encima del valor que cerró el viernes. La jornada de ayer fue similar. Rozó los $61, pero cerró en $58,33, un peso por encima del lunes.

grafi 3x8.jpg

“Ante la volatilidad del dólar es muy difícil fijar un precio. Si alguien había cerrado una operación el viernes o si habían pedido un crédito hipotecario, a ese público lo perjudicó muchísimo”, sentenció el consultor inmobiliario, José Rozados presidente de Reporte Inmobiliario.

“Va haber un acto impacto negativo a menos hasta que se aclare el panorama. Todavía no podemos dimensionar las consecuencias”, explicó una fuente de la Cámara Argentina de la Construcción (CAC). Es que la subida del dólar impacta de forma automática en el costo de la construcción.

“Los que más rápido tendrán el pulso del cambio de escenario son las cámaras inmobiliarias porque son los que de inmediato reciben pedidos de que se retiren inmuebles de la venta tanto nuevos como usados o que se frenen las obras en marcha y proyectadas hasta que se determi- ne una nueva ecuación de cos- tos fiables”, indicaron desde la CAC.

“Hay cierta cantidad de operaciones que se van a dar sí o sí porque hay una necesidad, no hay dudas que vamos a llegar al piso mínimo de la historia. Hoy estamos con el mismo número de operaciones que en la época del Cepo Cambiario”, reconoció Santiago Magnin titular de la inmobiliaria homónima.

Números

El mercado atraviesa uno de los peores momentos de su historia. Según los últimos datos del Colegio de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires, en junio las escrituras de compra-venta cayeron 41,8% con respecto al mismo mes del año pasado. Mientras que la baja fue del 15,7% en comparación al mes anterior. “La contracción en la compra-venta será aún más marcada en este segundo semestre”, agregó Rozados.

Para el especialista hoy “la liquidez mata al ladrillo, nadie piensa en invertir en inmuebles bajo este escenario”. “Las operaciones se van a reducir netamente a aquellas que no puedan ser canceladas o en casos de que se traten de verdaderas oportunidades”, reconoció Rozados.

“El mercado habla, siempre. Quedó a la vista a lo largo de este primer semestre que los valores de publicación que mayormente se informan, no son convalidados. Esto se advierte en un stock de inmuebles récord y, por otro lado, en un ritmo del mercado (nivel de compraventas) en niveles mínimos”, agregó por su parte Marcelo Di Mitrio, socio de Di Mitrio Inmobiliaria.

Si bien desde las inmobiliarias aseguraron que durante el primer día post elecciones no se registraron cancelaciones de compra-venta de inmuebles, se mostraron preocupados por lo que vendrá. “No va a ser un escenario simple hasta que no haya un nuevo plan económico”, concluyó Rozados. Además se especulaba con que muchos vendedores, ante la subida del dólar, decidieran a lo largo de esta semana quitar de la venta sus inmuebles y volcarlos al alquiler, algo que viene ocurriendo en el último año.

Elecciones

Si bien desde el sector todos coincidieron en que la victoria de Alberto Fernández no fue una sorpresa, aunque sí se vieron impactados por la diferencia que sacó el candidato de Frente de Todos por encima de Juntos por el Cambio de Mauricio Macri.

“Estaba previsto el escenario, no la diferencia de votos pero si la derrota del oficialismo”, reconoció la fuente cercana a la Cámara Inmobiliaria Argentina (CIA).

Jorge Toselli de JT Inmobiliaria aseguró que ahora “hay que esperar”. “Lo más prudente es esperar a que el billete se acomode, no es momento para hacer transacciones”, agregó el profesional.

“El 2019 comenzó difícil y proyectamos que el tramo que vendrá será aún más complejo. A nosotros nos afectó muchísimo el quite de las comisiones en los alquileres, ya que muchos sobrevivimos a través de este negocio”, reconoció.

Los años electorales suelen ser poco fructíferos para ciertos negocios, sin lugar a dudas el mercado inmobiliario está atravesando uno de los peores momentos de los últimos años. La falta de créditos hipotecarios genera una importante baja en las transacciones. Sólo en un año cayeron 70% las operaciones con financiación en comparación al año pasado. “Va a costar que los bancos vuelvan a otorgar créditos accesibles”, reconoció Rozados.

Aumentos

El dólar se incrementó un 23% en apenas un día con el resultado de las PASO. Y como las propiedades se comercializan en moneda estadounidense es aún más inalcanzable el sueño de la casa propia. “Por ahora no vemos propietarios dispuestos a bajar los precios, hoy son pocos los que quieren vender y no se acepta demasiada contra-oferta”, explicó el nuevo escenario Jorge Toselli.

“Hay pocos propietarios dispuestos a bajar los precios. Nadie quiere comprar, no es atractivo porque la renta con las devaluaciones se achica cada vez más”, agregó Magnin. “Hoy estamos tasando por debajo de los valores de lista, es la única forma de poder concretar alguna operación”, concluyó el especialista.

“Hoy ya aumentaron los materiales para la construcción, esos precios se acomodan rápidamente . Nosotros aprendimos a acoplar materiales para afrontar este tipo de corridas financieras”, explicó Flavio Galli, CEO de Grupo Tueroc.

“La actividad va a estar marcada por vaivenes que nos generan incertidumbre. Necesitamos esperar que los mercados se tranquilicen, pero este escenario golpea de lleno al sector”, concluyó el especialista quien se mostró preocupado por los meses que habrá que afrontar de acá a las próximas elecciones.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario