Edición Impresa

El pensamiento "libertario" es el sálvese quien pueda

Más allá de posturas filosóficas y criterios políticos el pensamiento libertario puede definirse como una versión fundamentalista del liberalismo económico. Los extremos suelen provocar efectos muy distintos a los que se plantean.

Tanto por resultar muy mediáticos como, especialmente, por el hecho de contar con la adhesión de varios economistas de la city muy reconocidos, el pensamiento libertario ha cobrado en la Argentina una gran difusión. Incluso existen en el mundo varios partidos libertarios, aunque pocas veces han tenido peso político. Tuvieron presencia en sectores de la derecha del partido republicano de EE.UU. con el gobierno de Reagan y luego con el llamado “tea party”, que fundamentalmente confrontó con Bush y Obama en las políticas de salvataje a los bancos con la crisis del 2008 y luego con las reformas al sistema de salud.

Más allá de posturas filosóficas y criterios políticos el pensamiento libertario puede definirse como una versión fundamentalista del liberalismo económico, y es sabido que los extremos suelen provocar efectos muy distintos a los que se plantean. Este fundamentalismo encuentra espacio ante el reiterado fracaso de conducciones económicas que en principio fueron caracterizadas de liberales.

Obviamente el actual presidente de los EE.UU. Donald Trump, no tiene nada de liberal y menos de libertario, ya que ha elevado sustancialmente el déficit fiscal y ampliado sustancialmente el proteccionismo. Trump aumentó mucho el déficit a través de una disminución de impuestos de efectos regresivos sobre los ingresos -criticada por el Partido Demócrata- y a un fuerte aumento del gasto militar. La verdad es que Reagan hizo lo mismo, demostrando que los gobiernos supuestamente liberales en lo económico, más allá de sus principios, en la práctica no se preocupan en bajar el déficit fiscal y sólo apuntan a reducir el gasto en las políticas sociales. En función del libre juego de la oferta y la demanda los liberales exigen la desregulación de la economía que, por ejemplo, al darse en el terreno financiero llevó a la gigantesca crisis internacional de 2008/ 2009 con su secuela de recesión, quiebra de varios países y necesidad de multimillonarios salvatajes de los bancos por los estados que, obviamente se apartaban de los principio liberales.

Los libertarios, al minimizar o pretender abolir el estado y todas las regulaciones, se asocian a una visión anarquista y en la actualidad, con el descrédito del anarquismo revolucionario, han pasado a identificarse exclusivamente con lo que se ha llamado también anarco-capitalismo.

En la Argentina gestiones de ministros reconocidos y autodenominados liberales en los últimos 50 años -como José Alfredo Martínez de Hoz , Roberto Alemann, Domingo Cavallo o Roque Fernandez-, terminaron en procesos que, con fuertes aumentos del gasto público y endeudamiento, desembocaron en gigantescas crisis. Los libertarios surgen ahora ante un nuevo fracaso de una gestión como la actual, que se inspiraba en el liberalismo.

Realizando un pantallazo del pensamiento económico puede decirse tras una etapa de consolidación de los estados nacionales de las mayores economías del mundo en los siglos XVI y XVII, que incluyó el reparto del mundo a través del colonialismo, la esclavitud y múltiples medidas proteccionistas, se va abriendo paso el pensamiento económico liberal. Su máxima vigencia se dio con el patrón oro que prevaleció desde 1870 hasta la primera guerra mundial, con clara hegemonía británica, consolidando la división internacional del trabajo entre los países proveedores de materias primas por un lado y los industrializados por el otro. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que los países llamados de desarrollo tardío, como EE.UU., Alemania y Japón- a fines del siglo XIX- y más recientemente los países asiáticos, aprovecharon su independencia política para impulsar un acelerado crecimiento en el marco de estrategias proteccionistas y a veces francamente intervencionistas. Desde luego hay excepciones que confirman la regla como por ejemplo los países de Oceanía, que además de una gigantesca dotación de recursos y reducida población, se beneficiaron de la proximidad con China y los países asiáticos, en vertiginosa expansión.

(*) Economista. Director-Gerente en Todo Riesgo

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario