Aceptable "Rigoletto", y no mucho más que eso

Espectáculos

La elección de títulos harto conocidos del repertorio operístico, como «Rigoletto»,
trae a instituciones del «off» algunas dificultades, a veces insalvables. Sería preferible elegir obras desconocidas e intentar formar nuevos públicos a través de una tarea educativa para el auditorio, y a la vez creativa para los intérpretes. Pero esto significaría entrar en un callejón sin salida: las condiciones económicas de las instituciones que costean los gastos que implican una puesta de teatro lírico hacen que se recurra a títulos archiconocidos, pero que la gente quiere ver una y otra vez aunque haya en sus recuerdos versiones antológicas puestas en el Teatro Colón, por ejemplo, y en el disco.

Así, una de las más populares contribuciones al arte lírico italiano del siglo XIX, « Rigoletto», de Giuseppe Verdi abrió la nueva temporada de Juventus Lyrica. «Rigoletto» no escapa a esa necesidad de vender abonos. La producción vista ahora contó con una acertada realización escénica de Ana D'Anna, que es la más entusiasta de las animadoras de Juventus Lyrica.

Su fino trabajo dramático se percibe en cada una de las actuaciones, desde los cantantes principales hasta los coreutas y figurantes. El entorno plástico, si bien modesto, creó climas adecuados en los salones palaciegos así como en los ámbitos tenebrosos de la casa de Rigoletto y el antro de Sparafucile.

La dirección orquestal de Censabella tuvo la sanguínea energía que Verdi reclama a pesar de algunos momentos de incertidumbre instrumental, sin la adecuada preparación. Los intérpretes resultaron aceptables tales como Gibert Mella, Norberto Fernández, Soledad Espona, Guadalupe Barrientos y Mario de Salvo. Ninguno deslumbrante, pero todos respetables para componer sus personajes. Bien el coro masculino de Juventus, dirigido por Miguel Pesce y bien también la intención de emplear a una importante cantidad de cantantes jóvenes en los distintos repartos de las cinco funciones destinadas a la revisión de esta obra.

Dejá tu comentario