Arte y diseño borran fronteras

Espectáculos

La muestra expuesta en el Museo Nacional de Diseño Cooper-Hewitt de Nueva York, replantea las relaciones entre diseño y arte. Las intervenciones de los artistas en el diseño ha ido siendo internacionalmente aceptada y esta exposición es una prueba de ello. Los vínculos entre arte y diseño estuvieron siempre presentes antes de la guerra en el Bauhaus; luego, en la Escuela de Diseño de Ulm (Alemania), bajo la dirección de artistas como Max Bill ( Suiza), y después Tomás Maldonado. Otros ejemplos, son la Academia Domus de Milán, donde Andrea Branzi además de teórico del diseño es un artista; y la Escuela de Diseño de Nueva York, Pratt Institute, dirigida por el arquitecto y artista James Wines.

El diseño se ubica entre las formas visuales más accesibles y de más creciente relevancia en nuestro tiempo. La muestra en el Museo Cooper-Hewitt, que cuestiona preconceptos tradicionales sobre el arte, fue concebida por Barbara Bloemink quien ha explorado ampliamente los límites entre las expresiones artísticas, los medios en fotografía, escenografía y artes decorativas. Ella y su co-curador Joseph Cunningham han logrado reunir un conjunto singular de piezas. Indagan las relaciones entre arte y diseño, las similitudes y las diferencias. Las preguntas acerca de si el arte puede estar ligado a una función o si hay arte en el diseño. Estas no son ideas nuevas, pero merecen ser reexaminadas dada la ascendente relevancia del diseño hoy.

En 1962, cuando aparecieron las primeras obras que luego se incluirían bajo el término Minimalismo, el historiador del arte George Kubler planteó en su libro «The Shape of Time», una noción amplia de arte, extendida a todos los tipos de objetos hechos por el hombre. Kubler rechazaba la tendencia a separar el arte de las obras funcionales y desde esa perspectiva, el universo de los objetos coincidiría con el de la historia del arte. Desconocidos para muchos de los admiradores de sus obras, los artistas minimalistas también han producido una cantidad importante de objetos y muebles. La separación entre diseño y bellas artes, así como la idea de que el arte es «no funcional», son conceptos bastante recientes, y no es aceptada por todos los teóricos. Pero en realidad a lo largo de la historia occidental, el arte ha «funcionado» como propaganda religiosa, ideológica, y política, como valor económico, decoración y como un vehículo de su propia exaltación. Por otra parte, la delimitación entre arte y diseño ha sido a menudo imprecisa.

• Lo bello y lo práctico

Creadores muy conocidos como artistas, realizaron excelentes objetos de diseño. Como observó el crítico norteamericano Arthur Danto, en el Renacimiento, mientras pintores y escultores perdían su anonimato y se identificaban por sus nombres, lo bello y lo práctico eran una unidad indiferenciada. Botticelli, Miguel Angel y Rafael producían también artes funcionales y decorativas. Giovanni Battista Piranessi (existen 1.000 obras en el Museo Nacional), diseñó arquitectura pero también escenarios y más de cien tipos de muebles.

Todos los artistas de la muestra están relacionados con las tendencias minimalistas en el arte y en el diseño. Recurren a formas geométricas simples y a eliminar los detalles narrativos y emocionales. Pero no siempre sostienen las mismas posturas: Las tesis de
Donald Judd (un ex gran Premio Di Tella en los '60) y Scott Burton se proponen como dos perspectivas extremas. Mientras el primero considera vigenteslas diferencias entre arte y diseño, el segundo postula que en el futuro las obras de arte funcionarán también como estructuras pragmáticas. Judd es reconocido como representante del arte Minimalista, pero también diseñó una gran colección de muebles y objetos funcionales. Por su parte, Burton en los '70, se inició con muebles en el contexto del arte de la performance.

Como
Rauchenberg, Burton llegó al arte desde el teatro, por ello los muebles cobraron mucha importancia en sus performances. Sus últimas realizaciones se caracterizan por un antropomorfismo con connotaciones sexuales. Utilizó materiales sensuales y formas sofisticadas lo que lo distinguió de sus contemporáneos.

Aunque valora la pureza formal del Minimalismo, el pintor
Richard Tuttle no se interesa por la materialidad industrial ni la gran escala. Sus obras y diseños son más bien intuitivos, preocupados por una escala más modesta y por la fragilidad de lo artesanal. John Chamberlain, muy conocido por sus esculturas metálicas realizadas con chasis de autos aplastados, diseñó un juego de porcelana en la que cada pieza se inspira en una parte diferente del automóvil.

Dejá tu comentario