Guerra no es el de antes

Espectáculos

«La llave de mi corazón». Juan Luis Guerra. EMI 88392-2-4.

Si bien para entonces llevaba varios años en la actividad musical y en la edición de discos, fue con el álbum «Bachata», de 1991, que el dominicano Juan Luis Guerra entró en el mercado internacional, enloqueció a todas las audiencias y vendió su música por millones. Y aún hoy, canciones como «Burbujas de amor», «La bilirrubina», «Bachata rosa» o «Como abeja al panal», conservan una vigencia que les permite ser fácilmente tarareadas.

Guerra siguió actuando y sacando discos hasta-1998 -los también exitosos «Areito», «Fogaraté» y «No es lo mismo ni es igual». Pero después, un poco por cuestiones con su salud y otro poco porque decidió dedicar su energía a la religión evangélica, sus apariciones comerciales en vivo y en grabaciones quedaron olvidadas. En 1994 volvió al ruedo y editó «Para ti» que, aunque tuvo el reconocimiento de la industria con dos Grammy Latinos, no alcanzó la popularidad de antes.

Y ahora, otra vez después de un largo intervalo, vuelve con un nuevo trabajo, «La llave de mi corazón» que, en este caso sí, y a contar por las mediciones de los rankings de toda América, parece estar encontrando buena acogida. Mucho tiempo ha pasado entre aquel Guerra masivo de los '90 y este del siglo XXI. La música apunta más al baile y su folklore dominicano -la bachata y el merengue- está mucho más influido por el pop, el hip hop o el rap. Con un repertorio íntegramente escrito para el disco, quizá no tenga la profundidad y la elaboración del pasado, pero lo que no puede negarse es la excelencia en la realización, siempre al frente de su banda 440. Y, por cierto, no ha olvidado su relación con Dios, al punto que este trabajo está dedicado a «Jesús, mi Señor y Salvador».

Ricardo Salton

Dejá tu comentario