Preocupación por la droga para bajar de peso que obsesiona a estrellas de Hollywood

Espectáculos

La industria del cine es uno de los epicentros de la manía con los estándares de belleza. Ahora, nuevos medicamentos se volvieron el secreto peor guardado y están mostrando complicaciones de distintos tipos.

Desde siempre, Hollywood se formó como uno de los epicentros de la obsesión por los estándares de belleza. En ese contexto, distintas recetas, medicamentos y presuntas soluciones para bajar de peso han aparecido a lo largo de los años y en muchos casos, como esta nueva droga, levantan las alarmas por sus riesgos y complicaciones.

La nueva moda para adelgazar es una droga semaglutida inyectable, utilizada cómo regulador de insulina para pre-diabéticos, que produce una perdida de peso drástica. Según el medio especializado Variety, la industria del cine está saturada con esta desde hace algunos meses y los adinerados de Los Angeles no paran de invertir en esta presunta solución.

Hollywood.jpg
La icónica imagen del cartel de Hollywood en Los Ángeles, EEUU.

La icónica imagen del cartel de Hollywood en Los Ángeles, EEUU.

Matt Mahowald, nutricionista en Hollywood, le explicó al medio que las inyecciones "moderan y controlan la secreción de insulina, retrasando que tu estomago se vacíe y ayudando a tener la sensación de estar saciado de comida". Por su parte, un empresario de medios muy importante relató que personas de toda la industria charlaron con él sobre los riesgos que este tratamiento pueda traer.

Uno de los medios por donde más se habla de Ozempic, la droga en cuestión, es por Signal, una red social de mensajería encriptada muy utilizada por Hollywood. Empresarios, estrellas de realitys, productores veteranos y estrellas son parte de la conversación, mientras que peluqueros, maquilladores y estilistas para celebridades tuvieron que aceptar estas inyecciones casi como rituales antes de cada gran evento de la industria.

El medio especializado comenta que en solo meses se convirtió en el secreto peor guardado, sobre todo teniendo en cuenta que "sus usuarios más entusiastas no son pre-diabéticos y no necesitan el medicamento". Las estrellas pueden conseguirlo a través de doctores, nutricionistas y un spa medicinal en Arizona. Los precios oscilan entre los u$s1200 y u$s1500 por inyección.

La clave para adelgazar es reducir calorías, sin importar el grupo alimenticio.
Perdida de peso.

Perdida de peso.

Una de las tangentes más preocupantes es que la enorme demanda por la droga está causando faltantes de stock incluso para aquellos que realmente necesitan el medicamento. Al mismo tiempo, las compañías de seguros médicos se niegan a cubrirlo para cualquiera que no sea diabético.

"La obesidad es una epidemia", advirtió el doctor Zhaoping Li, jefe de nutrición clínica en la escuela de medicina David Gaffen de la Universidad de Los Angeles. "El problema es que esta es una de las herramientas que tenemos para tratarla, no la solución definitiva. El estudio más profundo hecho sobre estas inyecciones duró menos de dos años. Todavía quedan muchas preguntas por responder", alertó el especialista.

Los médicos son escépticos del uso a largo plazo de esta droga, cómo con cualquier solución milagrosa. Más aun, advierten que uno de los efectos secundarios que la misma puede traer son diversos problemas gastrointestinales.

Dejá tu comentario