8 de febrero 2010 - 10:01

Médico de Michael Jackson, acusado formalmente de homicidio involuntario

Conrad Murray.
Conrad Murray.
Conrad Murray, médico de cabecera del cantante Michael Jackson, se declaró inocente al comparecer ante el tribunal en Los Angeles, luego de ser acusado de "homicidio involuntario".

La acusación que pesa sobre el galeno, que llegó al tribunal ataviado con un traje beige y una corbata roja, se funda en haber suministrado una cantidad letal del narcótico Propofol al cantante mientras trataba su problema de insomnio.

De acuerdo con los cargos presentados contra el rey del pop, el médico es responsable de la muerte del cantante por haber actuado "sin la cautela necesaria", una acusación que podría costarle un mínimo de cuatro años en prisión.

El juez estableció una fianza de 75.000 dólares. La fiscalía en cambio había exigido que la fianza fuera de 300.000 dólares, cuando en casos similares se estila el pago de 25.000 dólares. El juez ordenó también que Murray no debe poseer ni prescribir anestésicos. La próxima audiencia será el 5 de abril.

Miembros de la familia del cantante, incluyendo a su madre Katherine, su padre Joe y sus hermanos Jermaine y La Toya, se presentaron ante la corte de Los Angeles. Sin embargo, el único que realizó declaraciones a la prensa fue Jermaine, quien dijo a la CNN que los cargos presentados por la fiscalía no eran lo suficientemente fuertes.

Murray, que fue contratado por Jackson para ayudarle en su vuelta a los escenarios en julio del año pasado, se declaró inocente de los cargos imputados. Murray, de 57 años, ha negado hasta ahora ser el responsable de la muerte de Jackson, aunque reconoció que sedó al cantante en numerosas ocasiones.

Como principal sospechoso de la investigación policial en los siete meses que ha durado, el médico admitió a las autoridades que él mismo le suministró la dosis letal de Propofol ante la insistencia del cantante, ansioso y desesperado por no poder dormir en toda la noche.

Producto de esa situación de estrés, el cantante había desarrollado una adicción a los fármacos que finalmente acabó con su vida a los 50 años.

Además se supo que Murray compró cinco botellas del poderoso anestésico Propofol en una farmacia de Las Vegas, el mismo medicamento que acabó con la vida del cantante el 25 de junio del año pasado.

Según el acta de defunción, el "Rey del Pop" murió por un "envenenamiento agudo" con Propofol. Según los exámenes, la sustancia anestésica era administrada en forma inadecuada en la vivienda de Jackson.

Normalmente el Propofol se inyecta únicamente en operaciones o en terapias intensivas y exige la constante supervisión de profesionales.

Dejá tu comentario

Te puede interesar