Múltiple Papaleo vuelve a su "Meca" en el verano

Espectáculos

Carolina Papaleo volverá a coprotagonizar «El camino a la Meca», la obra de Atole Fugard, en la que en su quinta temporada China Zorrilla da vida a la excéntrica escultora sudafricana Helen Martins (1897-1976), que dedicó buena parte de su vida a rebelarse contra una sociedad puritana y dominada por el racismo.

Hace un año y medio, Papaleo se incorporó al elenco en reemplazo de Thelma Biral, mientras que Tony Vilas asumió el papel que dejó vacante Juan Carlos Dual. El 4 de enero, la obra volverá al Multiteatro, con más de 12 premios y luego de haber recorrido el interior del país. En estos días, Papaleo reparte su tiempo entre el teatro, la televisión y algunas propuestas de cine independiente. Respecto de esto último, una queja: «Yo filmé 'Chile 672' en 2001, y recién se estrenó este años, así que imagínese cuándo se va a estrenar 'Ni tan lejos ni tan cerca', la película de Javier Ponzone que filmé el año pasado». Entretanto, negocia la realización de un programa destinado «a ayudar a la gente» que ella misma conduciría. Sus estudios en la curiosa disciplina de «coaching ontológico», una denominación de resonancias kantianas, la han entrenado -dice- en facilitar la comunicación entre individuos y en grupos de trabajo.

  • Televisión

    De su papel en «Doble venganza», la nueva tira de Endemol que emite «Canal 9», parece no tener mucho que decir: «Es una novela de la noche, pero que no difiere demasiado de otras que hice anteriormente». En ella interpreta a una cirujana implicada en un caso de mala praxis. «Cuando me vi en los primeros capítulos me di cuenta de la influencia de China Zorrilla. Me vi más aplomada, con más herramientas. Y claro, si durante un año hice un curso intensivo de teatro, obviamente tenía que haber algún cambio».

    La actriz no tiene ningún reparo en seguir ligada al rubro telenovelas y hasta dice disfrutar «como una niña» con el último CD del grupo Miranda!, «Quereme», concebido como un tributo al género. También acepta con buen humor el papel de vocero oficial que se autoadjudicó su madre, la ex actriz y ex diputada Irma Roy, quien aprovecha cualquiera de sus apariciones mediáticas para aclarar o desmentir los traspiés sentimentales de Carolina: «Siempre le digo: 'Vos quedate tranquila porque me sé defender sola, no necesito que hables'. Pero no hay caso, ella ante todo es madre».

    Periodista: ¿Ni con su entrenamiento en «coaching ontológico»? A propósito, dicen que usted logró suavizar a Gerardo Romano...

    Carolina Papaleo: Conmigo es divino. En una de las grabaciones de 'Doble venganza' alguien me comentó: '¿Cómo lográs esas escenas con Gerardo? ¡A vos te trata tan bien!»... «¿Vieron? A mí me trata como a una reina». Trabajamos juntos en varias ocasiones y siempre nos llevamos muy bien. A él le gusta romper con todo lo estructurado y yo lo sigo. Y como él se siente acompañado, todo fluye.

    P.: El poder de la ontología... ¿Y ya se entrenaba cuando la dirigió el mexicano Arturo Ripstein en «El Evangelio de las Maravillas»?

    C.P.: Yo en esa época estudiaba artes combinadas en la UBA y me enamoré del cine de Ripstein cuando acá nadie lo conocía. Cuando Graciela Borges me lo presentó en el Festival de cine de Mar del Plata lo perseguí por todos lados. Lo volví loco, cada vez que me lo cruzaba, le hablaba de la admiración que tenía por su obra y le pedí que me enviara material para mi facultad. Al año me llegó un sobre de México. Yo pensé que era ese material y no, era un guión. Fue una experiencia maravillosa aunque en México él tiene fama de muy malhumorado y hay actores que ya no quieren trabajar con él.

    P.: Igual que con Romano...

    C.P.: Y sí, para mí esos dos meses de filmación en pleno desierto mexicano fueron inolvidables.

    P.: ¿Con China Zorrilla las cosas son más fáciles?

    C.P.: La obra está muy aceitada. Igual China le mete mano todo el tiempo y a mí me tiene como si fuera su muñeca Barbie. Cuando tiene ganas de jugar me dice: «Ahora vamos a juntarnos a tomar un tecito y a pasar la obra». Y aunque yo le digo: «China, hace un año y medio que la estamos haciendo», ella insiste. Y es muy gracioso porque en la función de esa noche me doy cuenta de que, por momentos, en lugar de hacer la obra se me queda mirando como para controlar que esté cumpliendo con todas sus indicaciones.

    P.: La crítica la elogió por su trabajo en «El camino a la Meca» ¿Qué dice la gente que vio la obra con Thelma Biral?

    C.P.: La gente me dice que la obra está más ágil y que se entiende más. Les parece una obra nueva y es comprensible, porque de los tres intérpretes originales solo quedó uno.

    P.: Además, suena más lógico que el personaje de la joven maestra, amiga de Helen, lo interprete una actriz de su edad.

    C.P.: Sí, eso también me lo comentó mucha gente. Dicen que ahora el final resulta mucho más creíble, porque mi personaje hace referencia a un aborto.

    Entrevista de Patricia Espinosa
  • Dejá tu comentario