Murió el artista Juan Carlos Lasser

Espectáculos

A los 55 años murió el sábado por la noche en Buenos Aires el artista plástico Juan Carlos Lasser. Arrastraba una dolorosa enfermedad que, sin embargo, no le impidió continuar trabajando con la lucidez habitual. Por el contrario, sus últimos meses lo encontraron envuelto en una inusual actividad, con participación en diferentes galerías y ferias, como la reciente Arteclásica.

El elemento distintivo de la obra de Lasser fue siempre el color: el cromatismo en sus más distintas variantes y posibilidades, al que subordinó los criterios tradicionales de figurativo o no figurativo. Prefería, desde luego, las abstracciones a las que lo condujo su exploración del color, que le marcaban el ritmo y la temperatura de cada obra, aunque tampoco le rehuyó, esporádicamente, a la expresión figurativa y al trabajo con pequeñas y exquisitas formas escultóricas.

Lasser comenzó a a exponer en 1973, y participó de exposiciones colectivas, salones nacionales, municipales y en el exterior. Una de las últimas muestras fuera del país fue la importante retrospectiva individual que le consagró la galería Art Fifteen de Fort Lauderdale, Florida, EE.UU. Entre las muchas galerías nacionales que le dedicaron muestras individuales y colectivas figuran Praxis Arte Internacional, BAC, Kookmin Bank, espacio de arte; la galería del Fondo Nacional de las Artes; «Tema»; la Galería de Arte de la Alianza Francesa de Rosario; el Museo de Bellas Artes de Bahia Blanca y Van Eyck.

En el exterior, Lasser expuso en la Sicardi-Sanders Gallery, de Houston, Texas; la galería de arte del Fondo Monetario Internacional en Washington y en la IDB-Staff Association Art Gallery, de esa misma ciudad.También le dedicaron muestras la galería Portales de Tegucigalpa, Honduras; las Naciones Unidas (donde integró la muestra «Arte en un cielo común para todos»), y participó de las exposiciones «Barriletes», en Brasilia; «Memorial de América Latina» en Sao Paulo; «20 Artistas Argentinos» en el Kumbo Museum of Art de Seul, Corea y, entre muchas otras, en «Encuentro», en la Leonhard´s Fine Arts Gallery de Brasschoat, Bélgica.

Pese a las abstracciones de su estilo, de la obra de Lasser jamás faltó la humanidad y la sensibilidad. Dos condiciones artísticas que tradujeron, con transparencia, sus virtudes como persona: un artista fiel a su obra, a sus amigos y a sus seres queridos (deja una esposa y una hija adolescente), un hombre íntegro y leal.

M.Z.

Dejá tu comentario