"No conocer al público de hoy es salir del juego"

Espectáculos

Su empresa Zeppelin estrenará en HBO Max "Días de gallos", sobre "freestyle", con la que piensan atraer a los jóvenes que ya no miran TV.

¨La big data sobre lo que consume la audiencia de plataformas audiovisuales abre la posibilidad de conocer a los clientes, pero programar un contenido únicamente a través de un algoritmo es obsoleto. Hay que hacer recomendaciones, como a aquellas personas que iban a los videoclubes¨, expresa Lucas Jinkis quien junto al director de cine Hernán Guerschuny están al frente de la productora Zeppelin, que terminó el rodaje de ¨Días de gallos¨. La serie se verá en la plataforma HBO Max, con actuaciones de Carlos Portaluppi, Julieta Zylberberg, Angela Torres y referentes del freestyle de la Argentina. Además producirán una serie de ficción basada en la vida de Pepita la pistolera, otra sobre el caso Nahir Galarza y la docuserie ¨Bilardo¨. Dialogamos con ellos.

Periodista: ¿Qué atractivo encuentra HBO Max en una serie local como ¨Días de gallos¨?

Lucas Jinkis: La serie le habla a un target joven que está fuera de la televisión, que crea sus propios contenidos y que vive en otros dispositivos; es el público más difícil de atraer y lo intentamos hablándole en su propio idioma y sin filtros. La serie tematiza los valores que atraviesan el ADN de esta nueva generación: inclusión, diversidad, resiliencia, superación y libertad. Se trata de una audiencia exigente pero que si se siente representada por una historia que la identifique, acompaña por mucho tiempo.

Hernán Gerschuny: A la plataforma le interesaba apuntar a ese público que consume Youtube y streaming gratuito, que no prende la TV ni ve plataformas. Logramos hacer una combinación entre actores tradicionales con los mayores exponentes del freestyle en la Argentina, que es un género musical fenómeno en Iberoamérica.

P.: Las plataformas se apoyan en estudios y algoritmos para saber adónde apunta el gusto del público. ¿Cuánto inciden en el resultado final?

H.G.: Muchas veces las compañías se basan en el último caso de éxito, intentan repetirlo y fracasan. Esta es una industria basada en la creatividad y lo que funciona es aquel que logra originalidad y entender los tiempos que corren. Como los tiempos de producción son muy largos hay que estar un año y medio adelantados a imaginar qué funcionará cuando la serie esté terminada. Como el movimiento del tenista que se tiene que anticipar, si lo hace a último momento le sale mal. ¨Nadie sabe nada¨ es otra frase que suena en Hollywood. De modo que como showrunner tengo que saber combinar elementos que deben estar bien: guión, calidad de actuaciones y figuras convocantes.

L.J.: Por otro lado, la mirada personal de un autor es determinante porque genera el diferencial en los contenidos originales de una plataforma que necesita innovar más para competir.

P.: ¿Cómo se sostiene una productora de contenidos en la Argentina de hoy?

H.G.: Existen dos polos de producción, los que venían del INCAA y los de la TV tradicional que es un modelo que hoy implosionó. Y el INCAA, con los vaivenes políticos, el dólar y la devaluación, brinda un subsidio que termina siendo un valor marginal en el plan de negocios de una película. La TV fue poderosísima en los 90 pero sucumbió al cambio de consumo y migración de la publicidad a otros medios. Hoy son cuatro o cinco grandes plataformas OTT como eran antes las de Holywood. Las productoras locales como las nuestras subsisten sólo si saben leer esos movimientos.

L.J.: Hay tres variables que dificultan la producción en la Argentina: No existen políticas estatales que incentiven a una productora nacional a producir a nivel local, generar puestos de trabajo y traer divisas al país. Segundo, los sindicatos plantean una relación de diálogo escaso en vez de crear una mesa de trabajo única: más producción igual más puestos de trabajo. Tercero, cada vez es más complicado encontrar canales de financiación para subsidiar una serie grande como son las de una plataforma. Indefectiblemente las productoras locales miran la posibilidad de producir en otros mercados de América Latina.

P.: ¿Cómo contarán la historia de ¨Pepita la pistolera¨? ¿Cómo se documentaron para escribir la historia?

L.J.: Tiene todos estos ingredientes: amor, lealtad, codicia, miedo, redención, traición. Es única. Margarita Di Tullio ascendió en la escala del delito, se enfrentó a un mafioso que esclavizaba mujeres, vendía droga y tenía arreglos con jueces y policías, y terminó por reinar en un mundo dominado por los hombres, además de rescatar a las mujeres esclavizadas en otros locales nocturnos. Se hizo muy popular como autora de un triple crimen que la llevó a la fama y también fue un “perejil” en el caso de José Luis Cabezas. Venimos trabajando con la familia y distintos periodistas para darle rigor a la historia.

P.: ¿Cómo encararon la serie sobre el caso Nahir Galarza?

L.J.: Es un true crime sobre la mujer más joven en recibir cadena perpetua por un asesinato y eso abre discusión sobre si existió o no una justicia patriarcal. No es un thriller donde uno no sabe quién es el asesino sino un alegato sobre las relaciones y cómo pueden desembocar en un final trágico.

Dejá tu comentario