Salón de Versalles recuperó esplendor

Espectáculos

París (EFE y Reuters) - El Palacio de Versalles reinauguró ayer la Galería de los Espejos, recién restaurada tras unas obras que comenzaron en julio de 2004 y que costaron más de 16 millones de dólares.

Emblema absoluto del esplendor de la residencia real de Luis XIV, la Galería de los Espejos fue inaugurada en 1684 y a lo largo de los siglos fue testigo, entre otras cosas, de la proclama de inauguración del Imperio Alemán por parte del victorioso monarca de Prusia, Guillermo I, luego de la Guerra franco-prusiana, en 1871, y de la firma del Tratado de Versalles luego de la Primera Guerra Mundial. Consta de 17 puertas-ventanas abiertas sobre el jardín, situadas frente a otros tantos paneles compuestos de 357 espejos y un techo abovedado, magníficamente pintado e iluminado. Este espacio, uno de los más visitados de todo el palacio, que toma su nombre, precisamente, de los espejos colocados entre sus diecisiete arcadas, comenzó a ser construido por Jules Hardouin-Masart en 1678. Está adornado con pinturas, esculturas y trampantojos del primer pintor de Luis XIV, Charles Le Brun, quien contó allí los acontecimientos más importantes de los 17 primeros años de su reinado. Versalles es considerado patrimonio de la humanidad por Naciones Unidas, pero a lo largo de los años, el luminoso colorido de las pinturas se oscureció y opacó.

Tres años de trabajos y más de 16 millones de dólares, aportados por una constructora francesa privada, fueron necesarios para devolver su al inmenso y luminososalón rectangular, de 73 metros de largo, de la antigua residencia del Rey Sol. Todo fue restaurado, no sólo las obras de arte que adornan la Galería y sus decorados arquitectónicos, sino también su equipamiento técnico de calefacción, ventilación, iluminación y seguridad.

El esplendor del lugar, así como el esfuerzo y el talento desarrollados en estos tres años de trabajos, durante los que la Galería no se cerró al público por completo, así como la belleza del lugar, serán contados al público mediante dos exposiciones. La primera de ellas, hasta el próximo mes de septiembre, revelará la cara oculta de la restauración realizada; la segunda, a finales de año, rendirá homenaje a Le Brun, indicaron sus promotores.

Entre otras publicaciones relacionadas con el evento, una treintena de especialistas, arquitectos, historiadores del arte, conservadores, y restauradores, imprimieron la historia de la Galería de los Espejos en un libro colectivo para contar su historia y su restauración.

Los costosos trabajos de restauración que ahora terminan se inscriben en el objetivo de convertir al Palacio de Versalles en el Gran Versalles, hacia el año 2020. El proyecto fue lanzado en 2003 por el entonces ministro francés de Cultura, Jean-Jacques Aillagon, quien acaba de ser nombrado presidente del Establecimiento Público de Versalles y asumió sus funciones hace tan sólo una semana.

La Galería de los Espejos ya se ha sometido a restauraciones anteriores. La primera fue 15 años después de su construcción, para reparar daños causados por la condensación de la respiración de cientos de cortesanos y el hollín de miles de velas.

Dejá tu comentario