Pelicori: "El 'Galileo' de Walter Santa Ana fue descomunal"

Espectáculos

Estrenado en 1984, el clásico de Brecht fue la obra más vista de ese teatro, con 185.000 espectadores.

“El San Martín de Kive Staiff era un proyecto y se parecía a una familia; ahora lo disfruto también, pero es como trabajar en cualquier otro lugar, excepto por el espacio y su gente”, dice Ingrid Pelicori, quien formó parte de la versión de “Galileo Galilei” que en 1986 se vio por ATC y subirá al streaming del Teatro San Martín mañana. La obra de Brecht, dirigida por Jaime Kogan y protagonizada por Walter Santa Ana, es hasta la de mayor éxito en la historia del San Martín, vista por 185 mil espectadores. Dialogamos con Pelicori.

Periodista: La versión que sube al streaming es la que se vio por ATC, ¿cómo la recuerda?

Ingrid Pelicori: En esos años había adaptaciones de obras del San Martín para la TV que hacíamos entre las 20 personas del elenco estable. Trasladamos lo que había sido la versión teatral de 1984, que fue increíble, muy exitosa, con trabajos descomunales como el de Walter Santa Ana y la dirección de Jaime Kogan. Fue muy grato formar parte de esa versión para TV y es un lenguaje que se puede apreciar más en streaming, a diferencia de puestas del San Martín grabadas en cámara fija más como registro que para ser vistas hoy.

P.: ¿Cuál es el tema de la obra?

I.P.: No se puede decir que hay uno solo, menos tratándose de Brecht, pero si hay algo de lo que habla es lo político, y habla del presente también. En ese entonces se salía de la dictadura hacía poco, y la obra habla de la relación entre el poder y el saber, la censura, y creo que tiene resonancias contemporáneas lamentablemente, por cuestiones que se repiten por lo difíciles de superar. Es una temática siempre vigente. Me quedó una frase que decía Andrea Sarti, su discípulo, “Desgraciada es la tierra que no tiene héroes” a lo que Galileo respondía “Desgraciada es la tierra que necesita héroes”. Eso es algo que me resuena.

P.: Trabajó varias décadas en el San Martín, ¿qué puede decir de esa experiencia y la diferencia con el presente?

I.P.: Formé parte del elenco estable hasta que dejó de existir en 1990. Hacíamos dos o tres obras por año, íbamos a la tarde a ensayar la obra siguiente y a la noche hacíamos la que estaba en cartel. De joven fue mucho aprendizaje compartido con actores de los que aprendí muchísimo como Elena Tasisto, Juana Hidalgo, Alberto Segado, Horacio Peña. Me observaban y me decían cosas, y yo los observaba a ellos. El San Martín es un lugar muy querido, era familiar y fue fundacional en mi desarrollo. Ahora es diferente, al no tener esa estabilidad y habitualidad cambia la sensación de familia que había, que era el proyecto de Kive Staiff. Él siempre tuvo muy claras sus ideas y lo que quería hacer con el teatro. Ahora cuando trabajo por supuesto lo disfruto pero es siempre otro elenco y se parece más a trabajar en otros lugares. Amo volver por los espacios, por los técnicos, y la gente que allí trabaja y pone tanto. Sastrería, peluquería, técnicos, administración, todos identificados con el teatro.

P.: El teatro por streaming... ¿es teatro?

I.P.: No es teatro, es un modo de recordar el teatro, que está bien en estos tiempos en que no podemos hacerlo ni verlo como es. El teatro sobrevivió al cine, la TV, las series online, a todo, y es un lugar de encuentro irremplazable. Cuando podamos hacerlo supongo y deseo volverá con mucha fuerza.

P.: ¿Cómo lleva la cuarentena?

I.P.: Bien, aproveché el tiempo con cosas que no hacía, desde ordenar libros, papeles, frasquitos, maquillaje, videos, placards y además estoy haciendo bastantes tareas online en la preparación de nuevos proyectos por Zoom. Me encuentro online con gente con la que no me habría encontrado en tiempos de actividad normal. Hay gente que lo lleva con más angustia y ansiedad que otra y también están aquellos a quienes está acuciando lo económico, eso es muy serio, están desprotegidos, en ese sentido me preocupa e intentamos ver cómo se puede conseguir ayuda. Sé que Sagai ayuda, pero es complicado. Yo misma estaba por reponer junto a Leonor Manso ‘Cae la noche tropical’, adaptación de la novela de Manuel Puig, en el San Martín, y tuvimos que parar por la cuarentena. Acá estamos a la espera.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario